“Quería poner a Vicentin al servicio de la Argentina”

Diario Popular – Nota – Información General – Pag. 14

El Presidente lo dijo ayer, al hablar de la cerealera luego de que decidiera derogar el decreto de su intervención. Alertó que los datos sobre los acreedores son preocupantes.
El presidente Alberto Fernández aseguró ayer que pretendía “rescatar” a la firma Vicentin “para que le sirva al Estado argentino” y, tras alertar que los datos sobre los acreedores son “muy preocupantes”, apuntó a la oposición por “instalar la idea” de que los integrantes del Gobierno son “expropiadores seriales”. El jefe de Estado dio a conocer el viernes la decisión de derogar el decreto que dispuso la intervención de la cerealera y cuestionó al juez que tramita la convocatoria. En ese escenario, el mandatario señaló ayer que “el resultado es que ahora no sé para dónde van a correr”. “La plata del Estado no está para salvar directivos”, remarcó y afirmó que su administración pretendía “salvaguardar a productores y puestos de trabajo”. “Nos pusieron todos los obstáculos. Me tuve que bancar a tipos tocando la bocina, insultando”, se quejó Fernández en declaraciones a El Destape Radio, a la vez que destacó: “Lo único que intentábamos era ver si podíamos salvar esa empresa y ponerla al servicio de la Argentina. Fue todo imposible”. “Estatizar deudas privadas, no. Rescatar una empresa para que le sirva al Estado argentino, sí”, consideró el jefe de Estado. “La reacción de la oposición fue absolutamente adversa, tratándonos de expropiadores, de querer avanzar sobre la propiedad privada”, analizó. El mandatario fustigó: “Se preocuparon sólo por la propiedad privada de Vicentin. Instalaron la idea de que éramos expropiadores seriales”, mientras advirtió que los datos recaudados sobre los acreedores “son todos muy preocupantes”. Se quejó de que la oposición aseguraba que el Gobierno “después iba por las casas, departamentos y campos de la gente”. “Son los que frustran la salida de la Argentina. Sería bueno que reflexionen y adviertan el país que dejaron”, evaluó. “Vimos que los activos de la empresa son el tercio de la deuda que va a tener que enfrentar”, argumentó el Presidente, quien aclaró: “Queríamos rescatar una empresa, no a los directivos de una empresa. Para rescatar directivos estaba el Gobierno anterior”. “El juez nunca aceptó que entráramos para aportar una solución en Vicentin. Nosotros queríamos rescatar a una empresa y ese rescate era importante para que el Estado pudiera tener una referencia de un mercado muy importante y a la vez, para evitar que la exportación se concentre”. Sobre la intervención dispuesta sobre Vicentin relató que “permitía estimar con claridad cuál era el conflicto económico” sobre todo teniendo en cuenta que es una firma con “un entramado de sociedades que había que desenmarañar”. Sin embargo, recordó que “en una semana, el juez de Reconquista echó por tierra el DNU -que disponía esa intervención- e hizo como que no existía” por lo que debieron recurrir a la Justicia en lo Contencioso Administrativa de la Capital Federal. Y explicó: “La justicia dijo que no era competente, que entendía la justicia de Reconquista, y todo eso demoró hasta que el juez de Reconquista dijo “yo soy competente, pero no resolvió nada todavía”. “En el medio, nosotros no pudimos llegar a conocer lo que pasaba en Vicentin”, dijo Fernández, tras destacar que, no obstante, todos los datos sobre la empresa “son preocupantes” y citó que “un treinta y pico de su deuda está en manos extranjeras” y que se está investigando otras cuestiones como la “fuga de dinero”. El Presidente relató que hubo “una reacción de la oposición absolutamente adversa, tratándonos de expropiadores, olvidándose que la propiedad privada, también es la de los productores que dejaron colgados, la del Banco Nación, del Banco Ciudad, la del BICE, que no pudieron cobrar”. “De esa propiedad privada no se preocuparon, instalaron la idea de que éramos expropiadores seriales y generaron un conflicto político real”, sostuvo. Asimismo, añadió: “Yo no medí adecuadamente, pensé que el conflicto de Vicentin estaba más asumido en la sociedad santafecina, pero me di cuenta de que no es así. Me di cuenta que el peso que tienen (la empresa privada) es enorme, y de ahí lo fallos judiciales que tuvieron”.