“No estatizaré deudas privadas”

Crónica – Nota – Política – Pag. 7

En una nueva entrevista mediática donde se refirió a varios temas de actualidad, el presidente Alberto Fernández aseguró ayer que su gobierno no va a “estatizar deudas privadas, ni a salvar accionistas, ni a avalar con el Estado un desfalco”, al explicar las razones por las que se decidió “no avanzar con Vicentin” y el reemplazo por YPF Agro con la idea de tener “una empresa que actúe en el sector agroexportador”.
“El juez nunca aceptó que entráramos para aportar una solución en Vicentin. Nosotros queríamos rescatar a una empresa que era una referencia cerealera importante en el país, no a los directivos de la empresa.
Para esto último estaba el gobierno anterior”, dijo el mandatario en un reportaje a El Destape Radio.
También puntualizó que los accionistas “están querellados judicialmente y cuestionados penalmente”.
Añadió que “la idea de que ese lugar pueda ser ocupado por YPF Agro, era la idea original” y que hoy aparece “tal vez como mejor opción para que se convierta en una sociedad autónoma y nos permita el mismo objetivo, que es que sea una empresa de referencia del sector cerealero”.
“En el medio, nosotros no pudimos llegar a conocer lo que pasaba en Vicentin”, dijo Fernández, tras destacar que, no obstante, todos los datos sobre la empresa “son preocupantes” y citó que “un treinta y pico de su deuda está en manos extranjeras” y que se está investigando otras cuestiones como la “fuga de dinero”.
El Presidente relató que en el medio hubo “una reacción de la oposición absolutamente adversa, tratándonos de expropiadores, olvidándose que la propiedad privada también es la de los productores que dejaron colgados, la del Banco Nación, del Banco Ciudad, la del BICE, que no pudieron cobrar. Generaron un conflicto político real”, sostuvo.
Deuda externa Por otro lado, Fernández sostuvo que seguirá trabajando en los próximos días para ver si se logra el “acuerdo” con los acreedores externos sobre el canje de deuda, que vence el próximo martes, para reestructurar unos 63.500 millones de dólares. Asimismo, aseguró que algunos fondos de inversión tienen una posición “incomprensiblemente dura” para con la propuesta argentina. “Espero que comprendan.
Ni siquiera les estamos pidiendo que pierdan, sino que ganen un poco menos”, dijo.
En la misma línea, sostuvo: “Si el acuerdo supone que los argentinos se posterguen más y que los jubilados tengan más ajuste, yo no lo pienso hacer. Si el acuerdo exige que deje de auxiliar a los 9 millones de argentinos con el IFE, yo no lo voy hacer. El límite es que me exijan lo que suponga más padecimiento para los que más necesitan.
Eso no lo voy a hacer”.
Reforma judicial En tanto, Fernández afirmó que “es una discusión falsa la cantidad de miembros que podría tener la Corte Suprema de Justicia” en la reforma judicial impulsada esta semana y lamentó que los medios y un sector de la oposición creen “ideas e imágenes que no son ciertas”.
También sostuvo que la oposición, “en particular los que fueron funcionarios del gobierno de Cambiemos, deberían estar muy agradecidos de la reforma, porque les garantiza que nosotros no vamos a hacer con ellos lo que ellos hicieron con los funcionarios de Cristina Kirchner”, al marcar su distancia respecto de “la doctrina (del camarista Martín) Irurzun”, vinculada a las prisiones preventivas indiscriminadas.