Leche: termina el paro, pero podría haber problemas en las góndolas

Crónica – Nota – Política – Pag. 6

El conflicto entre el gremio de trabajadores de la industria láctea y las empresas del sector terminará hoy temporalmente, pero sus efectos podrían continuar. Según denuncian las cámaras, la medida de fuerza (que comenzó ayer a la mañana y termina a las 7 de hoy) podría generar complicaciones en el normal abastecimiento de lácteos.
“Hay que considerar que se paralizó durante todo un día la logística y también la producción, y eso va a traer problemas”, le dijeron a Crónica desde una de las principales empresas del país.
Los voceros de las productoras remarcaron que el efecto de la medida podría comenzar a sentirse hoy en los grandes comercios de todo el país. “Ahora podría empezar a verse, y más allá de la diferencia entre una gran empresa y una chica, cuando te afectan la distribución te afecta todo el sistema de reposición en góndolas”.
Desde el gremio, en tanto, descartaron de plano esa posibilidad: “Para que esto pase, debería extenderse el conflicto una cantidad de días considerables; o sea, varios días sin producción y esto no va a suceder ya que mañana a la 7 am termina la medida de fuerza y se vuelve a la normalidad”, confiaron a este diario desde Atilra.
Los trabajadores remarcaron que “los empresarios ya sabían que habría una medida de fuerza al finalizar la nueva reunión en el Ministerio de Trabajo sin acuerdos”, y que debido a eso “deberían haber tenido stock suficiente para hacer frente a cualquier demanda sin problemas”.
En ese marco, destacaron que hoy no se extenderá el paro, aunque no descartaron nuevas medidas de fuerza en el futuro.
Un problema de vieja data Desde Atilra reclaman el pago de sumas acordadas el año pasado con los empresarios, un dinero que se destinaría casi exclusivamente para el gremio. Tanto el Centro de Industrias Lácteas (CIL) como Apymel -que nuclea a pequeños y medianos productores- emitieron comunicados donde, en ambos casos, afirman que la industria realizó “la mejor oferta posible al gremio”.
Si bien se acordó un aumento salarial del 13%, el gremio reclama un aporte prometido para el funcionamiento del sindicato, algo que las empresas denegaron ahora. Un mes atrás, Atilra anunció un paro que no se concretó por la intervención del Ministerio de Trabajo, que abrió una negociación que no logró cerrar un acuerdo.