Las avenidas volvieron a abrir

Crónica – Nota – Economía – Pag. 4

Los comercios no esenciales ubicados en avenidas de alta circulación de la ciudad de Buenos Aires reabrieron sus puertas con un flujo constante de gente que se acercaba a los locales a preguntar precios y realizar compras luego de más de cuatro meses con sus persianas bajas por la pandemia del coronavirus.
De la reapertura quedaron excluidos los negocios y centros comerciales ubicados en los centros de transbordo de Retiro, Constitución, Once y Liniers, según lo pautado por la gestión porteña en el marco de su plan de reaperturas.
El gobierno porteño informó que “para que la actividad comercial fuera posible, se optimizó el espacio público a fin de garantizar el distanciamiento social, evitando conglomeraciones que favorezcan el contagio”.
Con ese objetivo, también se agregaron carriles peatonales a las calles, y señalética y demarcaciones en 40 puntos comerciales estratégicos, informó el Ejecutivo porteño.
A diferencia de otras jornadas de aperturas, ayer se vio un mayor número de personas circulando por las calles y avenidas, y entrando y saliendo de los locales comerciales, lo que aumentó el optimismo de los propietarios.
Comerciantes felices Guadalupe, empleada en un local de lencería en la avenida Cabildo al 2100, no podía disimular su entusiasmo: “Estoy recontenta de volver a trabajar en el local. Apenas abrimos, ya vino gente a comprar”. Y también explicó cómo es el protocolo para su comercio: “Cuando la persona entra al local le hacemos pisar el trapo con lavandina y le damos alcohol en gel para las manos.
No está permitido probarse ni se puede tocar la ropa. Nos señala la prenda y nosotros se la damos ya para llevar”, según relató a la agencia oficial Télam.
En la zona de Acoyte y Rivadavia, en el barrio de Caballito, se vio mucha gente caminando por las avenidas, rememorando escenas en el barrio previas a la pandemia.
Carmen Paredes, que tiene una joyería junto con su marido, Leonardo, en la galería Vía Cavour contó a Télam que recibieron “esta apertura con mucha expectativa; perdimos muchos clientes y vamos a tener que generar nuevos”. “Está muy dura la cuestión económica, en la galería cerraron once locales”, aseguró y señaló como los tres locales posteriores al de ellos se encuentran vacíos.
Guillermo, que atiende un local de cómics en Belgrano, aseguró que tenían “ganas de trabajar; la apertura del local es positiva y necesaria”, dijo. Y agregó: “La semana pasada abrimos para limpiar y la gente venía a preguntarnos cuándo íbamos a abrir”.

Hasta acá

El gobierno porteño buscaba la forma de habilitar también en los próximos días los locales gastronómicos, con mesas en las veredas y una fuerte reducción en la cantidad de personas que pueden estar en cada negocio.
También los gimnasios y algunos centros comerciales cerrados. Todo eso deberá esperar “hasta que bajen los contagios”, dijeron funcionarios porteños. Si bien el protocolo está listo, eso no se daría antes del 16 de agosto.

EN LAS GALERÍAS HUBO RESTRICCIONES.

SE VIO MUCHA GENTE EN LAS AVENIDAS.

LOS COMERCIANTES, FELICES DE VOLVER A SUS LOCALES.

PROMOCIONES PARA ATRAER A LOS CLIENTES.