Intimidades de La Rosada y algo más…

Crónica – Nota – Política – Pag. 4

Roberto Di Sandro

El Presidente quiere vida El presidente Alberto Fernández extendió el confinamiento hasta el 30 de agosto. Dispuso flexibilizar algunas disciplinas -muy pocas- porque crecen los casos de contagios en todo el país. En algún momento de todas las reuniones realizadas se lo vio cansado, con razón, de todas las presiones que se presentan por mantener el rigor de las medidas en defensa de la vida y de allí en adelante en el último encuentro de esta semana entre los tres, definió dejar todo como está, con algunas ampliaciones que ni sobresalen y dejando traslucir una especie de molestia porque mucha gente no entiende la gravedad de lo que vive el mundo. Por eso reitera y reitera en cada mensaje por radio, televisión y reportajes: “Cumplan con el protocolo y quédense en su casa”. Después no dice más nada, aun cuando felicitó a la mayoría del pueblo porque sigue los requisitos sanitarios. Y el más insistente es el joven Axel Kicillof, quien a pesar de recibir muchas presiones se debatió para que la flexibilización en la provincia de Buenos Aires sea menor, en tanto el jefe de la Capital, con mayor aire para hacerlo, pudo flexibilizar con cierta comodidad, siempre siguiendo los lineamientos reglamentarios. Ahora la nueva etapa se cerrará, si se puede, el 30 de agosto y tenemos una noticia contundente que debe ser tomada con la Argentina de pie: en nuestro país se producirá la vacuna contra el coronavirus. Señores, nuestra Nación tiene la menor mortalidad del mundo y si Dios quiere en enero o febrero puede ser que ya se aplique la medicina que termine con este drama. Por otra parte, un grupo de políticos que no tiene odio estuvo el otro día en Olivos y sin importarle el color político de nadie casi gritó: “Comienza a terminar la grieta. Aquí somos todos partidos distintos”. Un periodista preguntó: “¿Están de acuerdo?”. Uno de los presentes, totalmente opuesto al pensamiento oficial, respondió: “¿Usted cree que podemos estar en contra cuando los muertos se suman día a día y estamos en una lucha contra la muerte y ante el esfuerzo que vemos todos los días de todos y sin decir ni una palabra?”. Había un núcleo de personajes separados por el protocolo que se quedó mudo y emocionado. Lo escribo porque es real y descolocó a muchos. Ahora voy a mirar otro informativo sin antes mencionar que una indisposición física no permitió el domingo anterior publicar la columna. ¿Alguien se apiadará? Se ha escuchado por filas del gobierno, en diferentes áreas dedicadas a eso, una evaluación hecha por expertos económicos y previsionales sobre aumentos a los jubilados y pensionados. Resulta que algunos piadosos están observando cómo se deslizan los porcentajes para la clase de la tercera edad y ellos mismos se agarrarán la cabeza. El mínimo es de 15.000 o 16.000 pesos o quizás algo más, pero después se miran y como dijo uno: “Esto no alcanza para llegar a fin de mes; ni para llegar al 10 de cada mes”. Y es cierto. No le sirve a nadie. Inclusive para aquellos que hace algún tiempo cobraban bien y podían mantenerse. En el cuerpo económico social ya hay movimientos de diferentes áreas donde se muestra el Comité de Crisis que por disposición del presidente Fernández y las reuniones que se llevan a cabo en el despacho de Santiago Cafiero, se busca “un poquito más” y reforzar al pobre jubilado que nunca ha sido beneficiado por nadie. Sólo en la época de Juan Perón que fue “el único que les dio todo y además los dignificó”, declaró el otro día un dirigente que supo estar en aquella época “junto a los que se rompieron el lomo por el país y nunca obtuvieron lo que les correspondía”. Como en aquella época del líder, el que escribe estaba en la plenitud de la profesión, conocía los sueldos de los jubilados y veía la alegría que sentía un abuelo cuando iba a cobrar su jubilación. A nosotros es muy difícil vendernos buzones y muchas cosas de aquella época hoy nos las quieren vender cambiadas, pero es imposible. Por eso, cuando afirman eso tenemos fe de que no mienten, ya que nacen del justicialismo. Ciertos dirigentes se hacen esta pregunta: cuando tenga que firmar el decreto de aumento a los jubilados -que sería el 7,5 por ciento-, ¿le temblará el pulso a don Alberto? Porque mire que sería demasiado poco en estos tiempos. Tenemos la versión de un porcentaje mayor.

El momento de unirse En este segmento denominado Breves y Sabrosas nos despachamos con un político que a veces uno cree que lleva el cargador encima para atacar a ciertos sectores, y por supuesto sorprendiendo. Es polémico el hombre y muchos colegas no le llevan el apunte. El otro día se la agarró con los infectólogos y los criticó por decir tantas cosas en todos los canales televisivos. Fue peronista, dice él, y meses antes de terminar el gobierno de Mauricio Macri se pasó a las filas del PRO. Nunca explicó por qué se fue. Este hombre era un buen menemista. Ahora se mete con los científicos. Ah, perdón, su nombre: Miguel Ángel Pichetto. Esto de reunirse todos con todos se está cristalizando a diversas horas, en diversos días y en diferentes instituciones. Seguimos viendo. Quieren romper la grieta. A veces se logra un número autorizado de dirigentes y otras veces no. Hay algunos que lo hacen y les importa un corno que le digan lo que le digan. Tenemos otros que, a veces, sabemos que están juntos: Sergio Massa, Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Gerardo Morales, Luis Naidenoff, Rodolfo Suárez, Santiago Cafiero, Máximo Kirchner y muchos otros. Un lugar, hace pocos días: la casa de Massa. Dicen que algunas pizzetas o empanadas “adornaron” la reunión. De otro orden: la niña contenta junto a sus padres festejó sus jóvenes años. Marcia Caiña pasó un momento inolvidable pero manteniendo el protocolo. Con belleza y simpatía recibió el beso de su padre, Miguel, hombre de prensa recién jubilado, y la emoción recorrió toda la casa de una familia que irradia amor y bondad. Felicidades. Siguen las pildoritas: hay buena predisposición de la vocería de presidencia y distintos lugares donde se difunde la información en la Casa Rosada. Así se combinó entre los ejecutivos del ámbito informativo y los cronistas acreditados. El licenciado Mariano Stumpo, asiduo lector de Crónica y de esta sección, dio a conocer un informe ante una requisitoria sobre la actividad de arquitectos, ingenieros, psicólogos y demás disciplinas en relación con la tremenda pandemia que vive el mundo y aludiendo a distintas formalidades de presentaciones y protocolos que son necesarios en estos momentos. Stumpo es experto en materia de construcción. Para consulta, el número telefónico es 1532373197. Un diálogo no vendría mal. Uno de los pioneros voluntarios para aplicarse la vacuna contra el coronavirus es el titular del Instituto Juan Perón, Lorenzo Pepe. Se suman otros dirigentes.

Precios: nadie se ocupa Declaró un representante del comité que defiende a los ciudadanos que harán un planteo ante las autoridades de la Secretaría de Comercio porque no hay forma de parar el aumento de precios. No logran bajar los valores de los artículos de primera necesidad y de alimentos necesarios para la canasta familiar que siempre tienen la coma corrida, no sólo ahora a fin de mes, “sino a mitad de mes e inclusive día a día”. Hubo una reunión de esta línea de control en las últimas horas y pudo advertir que no hay ninguna protección en los mercados y especialmente en los supermercados chinos donde nadie mira el valor de los artículos que se venden a precios exorbitantes y sin ningún control. “No hay un solo inspector de los que debe haber y muchas veces hay que devolver artículos”, reclaman los que no les alcanza más la plata y deben devolver los alimentos que han cargado en el bolso. “Dicen que hay un gobierno popular y sin duda lo hay porque está haciendo todos los esfuerzos, pero no hay forma de bajar los valores”, expresan los defensores que se reúnen para buscar una solución”. El Presidente tuvo una entrevista anoche con el equipo económico pero con mayor intensidad dialogó con inspectores. Dicen que tienen una disposición que va a surtir efecto. Se guardaron el contenido, que se conocerá en las próximas horas.

La cuarentena existe Cada uno la acomoda como quiere. A veces tiene un sentido muy ligero. Dicen que el Presidente consideró que la cuarentena está terminada. En las últimas reuniones hizo esa mención por la gran multitud que hay en las calles debido a que la gente no aguanta más. Y lo dijo porque parecía que había terminado la cuarentena. “Fue en sentido figurado. De allí que señalan que yo haya dicho eso. No podemos seguir a uno por uno”, afirmó el mandatario con toda sinceridad y “sólo pedimos encarecidamente que se queden en casa”, agregó. Es una data informativa que vale la pena registrar. Hasta el domingo próximo. Felicidades en el Día del Niño y que no falte ningún juguete. Alegría para los niños. Crónica los acompaña.