En bloque, el AMBA continuará el aislamiento sin retrocesos ni aperturas

Perfil – Nota – Política – Pag. 2

ROSARIO AYERDI

El Presidente anunció junto a Kicillof y Larreta una nueva extensión de la cuarentena hasta el 16 de agosto. Por ahora, la Ciudad y la Provincia seguirán con medidas conjuntas.
Sin cambios y sin romperse, así continuará el aislamiento el Área Metropolitana de Buenos Aires. El presidente Alberto Fernández volvió a anunciar la extensión de la cuarentena hasta el 16 de agosto junto al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.
La cuarentena escalonada llegó con los peores números de contagios, fallecidos y ocupación de terapia intensiva pero por ahora las tres administraciones no ven la necesidad de dar marcha atrás. Tampoco para adelante. Por esto, los próximos 15 días el aislamiento continuará hasta ahora en la Ciudad de Buenos Aires y en 35 distritos del territorio bonaerense.
“Vamos a mantener las cosas como están hoy, pero entendamos los costos que tiene no ser responsables. Detesto decirles esto y quiero que todos podamos ir a trabajar y salir de las casas, pero esto es lo que nos está pasando y es producto de la circulación”, dijo el Presidente desde la Quinta de Olivos.
Sobre los más de cien muertos diarios y casi seis mil contagios, Fernández advirtió que la gente “empezó a normalizar los números y detrás de cada número hay una persona que se ha ido, tiene un nombre y apellido y un rostro, y quiero llamarlos a la reflexión”.
Durante esta semana, las tres administraciones siguieron de cerca la ocupación de camas de terapia intensiva, ante la advertencia de Kicillof de un colapso del sistema sanitario. Hoy el AMBA tiene el 65,5 % de plazas críticas completas. Según las proyecciones del ministerio de Salud bonaerense si todo sigue como hasta ahora, el 14 de marzo habría 2.565 unidades de terapia intensiva colmandas. Esto significa un 91% de su ocupación. ¿Cómo evitarlo ahora que se anunció que el aislamiento seguirá de la misma manera? Apelarán aún más a la responsabilidad social mientras que en la provincia estiman poder sumar 100 camas más con la finalización de distintas obras y ya cuentan también con la adaptación de las plazas de pediatría en caso de ser necesario.
Durante el anuncio, Kicillof remarcó además que en la provincia están recibiendo pacientes de Capital Federal. “Se han dado casos antes inesperados. Hay veces que un afiliado al PAMI en la Ciudad encuentra una cama en la Provincia. El 15% de los afiliados al PAMI que están internados en la Provincia son porteños. Es como tenemos que trabajar y así lo estamos haciendo”, dijo el gobernador.
Minutos antes, Rodríguez Larreta dio sus propios números y aseguró que las unidades de terapia ocupadas en la Ciudad correspondía a un 59 %. Dijo que el porcentaje bajó porque en los últimos días se sumaron 50 nuevas plazas. El jefe de Gobierno porteño reconoció que “es un momento muy difícil para todos” y apuntó que la “movilidad del transporte público seguirá siendo estricta en los controles para garantizar que solo puedan abordarlos los trabajadores esenciales”.
“No se pueden hacer cosas distintas de uno y otro lado de la General Paz. El virus cruza la General Paz cuando quiere. No traten de politizar la pandemia, ese es el camino equivocado. Estamos trabajando para que de uno y otro lado no se vean cosas gravísimas”, dijo el gobernador. El jefe provincial consiguió que ni de uno ni del otro lado haya nuevas reaperturas en los próximos días. Larreta y Kicillof hablan por teléfono y chatean a diario pero el Presidente detalló que en los próximos días en donde la curva de contagios aún continuará en ascenso, los encuentros para evaluar los pasos a seguir serán más se¬guidos. Fernández se refirió además a las provincias de Río Negro, Córdoba, Jujuy y Mendoza. En estos territorios la situación epidemiológica empeoró en las últimas semanas tras el levantamiento del aislamiento. “Nosotros con lo que llamamos cuarentena pudimos contener casos y con el distanciamiento social lo único que hacemos es crecer en casos”, expresó el jefe de Estado. Esta vez, la ayuda económica para paliar la crisis solo sobre-voló en el discurso presidencial al asegurar que “el Estado no va a abandonar” a la gente y por esa razón “se mantendrá hasta fin del año el ATP (Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción) y el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), de apoyo estatal”. En cambio, Fernández hizo hincapié a lo largo de todo el anuncio en la responsabilidad social para prevenir la pandemia.