El gobierno admite que estudia subir las naftas

Crónica – Nota – Política – Pag. 7

El gobierno nacional baraja la posibilidad de permitirle a YPF el aumento sobre el precio de la nafta y el gasoil, una decisión que se fundamentaría en un “atraso significativo” sobre los valores actuales, según palabras del presidente de la petrolera con control estatal, Guillermo Nielsen.
Si bien el Estado no ejerce un control directo sobre los precios de los combustibles, el hecho de que YPF tenga el 55% de participación sobre el despacho de nafta y gasoil hace que pueda incidir sobre esta variable, que según las refinadoras tiene sus valores atrasados “por lo menos en un 10%”.
En base a esta situación, Nielsen advirtió en diálogo con Radio 10 que puede llegar a haber un desabastecimiento ante la presión que genera el aumento del tipo de cambio y de la inflación sobre los surtidores, con un precio congelado desde hace varios meses, por lo que subrayó ante este panorama que “peor que la nafta cara es que no haya nafta”.
“Si no podemos invertir, terminamos importando petróleo y gas. Es un delicado equilibrio que trata de hacer el gobierno y desde el sector privado estamos ayudando”, enfatizó el presidente de YPF, quien explicó que la empresa financia su producción de petróleo y gas con la venta de nafta y gasoil.
Los precios de los combustibles están congelados desde el pasado 1° de diciembre, cuando el anterior gobierno permitió un incremento del 6% poco antes de terminar el mandato, en un contexto en el cual durante el 2020 el fenómeno de la pandemia influyó en que se diera una caída abrupta en el precio internacional del barril de petróleo, que bajó de 70 a 19,50 dólares el 21 de abril pasado.
Esta situación se dio también con el derrumbe en el consumo de combustible en el país, que en abril era equivalente al 25% de los niveles que había antes de la pandemia, mientras que hoy se mantiene en un 30% abajo de antes de que comenzara la cuarentena, acompañado también por un aumento del 30% al impuesto a los combustibles por parte del gobierno, que no se trasladó a precios.
Sin embargo, la recuperación en el precio del barril de petróleo, que llegó a los 45 dólares, sumado a una inflación acumulada del 16% y la suba del dólar, llevan a que surja el planteo sobre subir el valor de los combustibles.
Sobre la misma línea que Nielsen, quien también mostró su preocupación por el tema fue el presidente Alberto Fernández, luego de que admitiera que existe “algún problema con el tema de las naftas”, y no descartó la posibilidad de que pueda existir un aumento en los precios.
“Por ahora están congeladas, pero ahí tenemos un problema que estamos hablando con YPF”, afirmó el jefe de Estado en diálogo con C5N, en un tema que podría llegar a resolverse en los próximos días.