Cómo sigue la agenda de tarifas, precios y salarios

Crónica – Nota – Tema del Día – Pag. 2

Florencia Golender

La decisión de congelar precios clave de la economía se aplicó en los primeros meses de gobierno a las naftas, el transporte y los servicios públicos y se profundizó con la llegada de la pandemia del coronavirus. Desde entonces, las tarifas de las telefónicas y operadoras de cable y (lo más inédito) los alquileres para la vivienda quedaron regulados hasta septiembre.
Mientras en Olivos y Casa Rosada avanzan con el paquete de medidas que apuntan a la reactivación, “Crónica” consultó con especialistas cómo va a continuar esta apuesta proteccionista para contener la inflación que tiene como contracara a los salarios en el freezer.
Para muchos sectores, este año las paritarias pasaron de malas a inexistentes, sólo recibieron la suma fija decretada para privados y públicos de $4.000 que se pagó en marzo (ver aparte). La puja entre los gremios, los empresarios y el gobierno se da en el marco de la emergencia sanitaria y la crisis económica que recién esta semana recibió la noticia positiva más concreta y alentadora de los últimos años: el acuerdo sobre la deuda con bonistas bajo ley extranjera; seguida por el anuncio de un plan de inversión en obras de infraestructura que incluye el regreso de los créditos Procrear.
Se suma la última medición que se conoció esta semana de la Subsecretaría de Planificación, Estudios y Estadísticas sobre el empleo registrado en mayo y junio. “La caída del empleo fue de 2,5, y esperábamos una caída mucho mayor por la pandemia”, aseguró el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, quien destacó que en países vecinos como Chile la reducción fue de 12 puntos y en Brasil, de 7,5.
Inquietud El gobierno se prepara, a su vez, para encarar la recta final de la negociación sobre otra deuda, la que el país contrajo en 2018 con el Fondo Monetario Internacional (FMI), los precios congelados (con la clara excepción de los alimentos) aportaron a bajar la inflación, así como también, la cuasi inmovilidad salarial, pero ya más cerca de la fecha límite de alguna de estas medidas, que es el mes de septiembre, los bolsillos comienzan a inquietarse.
Algunas empresas de servicios, como las telefónicas, internet y televisión por cable, ya avisaron a sus clientes sobre la suba que aplicarán en septiembre entre el 6% y el 15%. Los combustibles, a su vez, están a punto de dejar atrás el congelamiento en los próximos días. La negociación entre YPF y el Ministerio de Economía avanza para poner fin a ocho meses sin subas (desde diciembre de 2019), el incremento sería de alrededor del 7% aunque ayer el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, aseguró que aún no está definido (ver página 3).
“Es muy probable que las naftas se descongelen esta semana, mientras que los servicios públicos continuarán congelados, considero igualmente que deberían ir gradualmente liberando subsidios y ajustando ese tipo de servicios, porque van a quedar muy retrasados”, opinó en diálogo con “Crónica” el analista económico Damián Di Pace.
Lo que sí está definido es que las tarifas de los servicios públicos continuarán congeladas. Las telefónicas serán un desafío para el gobierno si la intención es mantenerlas reguladas también, pues entraron en el paquete de “emergencia” sólo en el marco inédito de una pandemia.
Son, en general, los servicios más caros para los hogares.
“El gobierno va a intentar mantener la regulación de los precios.
Por lo menos hasta el fin de la cuarentena. Y a partir de ahí una de las opciones es que se convoque a ese famoso acuerdo social -que ya antes de la cuarentena había quedado medio paralizadopara negociar una transición con empresarios y trabajadores evitando remarcaciones abruptas de los precios”, aseguró a este diario Andrés Asiain, director del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO).
“Hace un mes y medio los empresarios fueron con una posición de que querían aumentos de tarifas por arriba del 20% y la posición del gobierno fue firme. Nosotros estamos viendo en las últimas semanas que la inflación empezó a despegar, los precios de los supermercados, que aumentaban un 1% ya aumentan un 1,9, mostrando que se relajó”, agregó Asiain.
Otro capítulo serán los alquileres para la vivienda y de uso comercial (locales) con los precios regulados hasta septiembre, pero con los inquilinos en una situación aún más precaria. De acuerdo con una encuesta del Frente Nacional de Inquilinos a la que “Crónica” accedió de manera exclusiva (ver página 4), el 30% tiene deudas de alquiler y corre riesgo de ser desalojado en octubre, cuando finaliza el decreto que lo prohíbe.
En este panorama, se analizan dos decisiones clave que ya estarían avanzadas por el gabinete económico: convertir antes de fin de año al Ingreso Nacional de Emergencia (IFE) en una “renta universal” y alentar el consumo con el regreso de medidas como el Ahora 18, que podría incluir tres meses de gracia.
Cualquier paso que se dé en este sentido irá atado a la reforma impositiva y a las moratorias para aliviar a las grandes empresas y pymes.

ALGUNAS TARIFAS, EN EL FREEZER DESDE ENERO; OTRAS, DESDE LA PANDEMIA, Y NEGOCIACIONES CONTRA RELOJ CON EMPRESARIOS PARA QUE CONTINÚEN ASÍ.

> LUZ, GAS Y AGUA No se aplicarán cambios en las tarifas hasta diciembre.
Muchos usuarios igualmente se encontraron con subas porque, aunque no aumentó la tarifa, sí hubo mayor consumo durante la cuarentena.
> TRANSPORTE PÚBLICO Colectivos, trenes y subtes, que hoy que están habilitados únicamente para trabajadores esenciales, tampoco tendrán cambios en sus precios.
> TELEFONÍA Y CABLE Las empresas privadas de teléfono fijo, celular, internet y cable son las que más presionan por aumentos, ya enviaron a sus clientes el aviso de que habrá subas en septiembre del 6% al 15%.
> CUOTAS DE LOS CRÉDITOS Para las líneas de la Anses para jubilados y beneficiarios de asignaciones continúa paralizado el cobro de cuotas.
En cuanto a los hipotecarios UVA, los bancos no pueden cargar intereses de demora hasta septiembre.
> TARJETAS DE CRÉDITO Los consumidores que tenían deuda en abril ya comenzaron a pagar en agosto la primera cuota de la refinanciación obligada por resolución del Banco Central que aplicaron los bancos en 9 cuotas.
> NAFTA El precio está congelado desde abril de 2019, entre YPF y el Ministerio de Economía negocian una suba del 7%. Hoy la súper se vende a $53,47 en la ciudad de Buenos Aires y la premium, a $61,69.
> ALQUILERES Regulados hasta septiembre por decreto, las asociaciones de inquilinos piden extender la decisión, que además prohíbe desalojos. El 30% asegura estar endeudado, según encuesta.
> ALIMENTOS A pesar de los Precios Máximos, la comida y la bebida son el rubro que más aumenta según se observa en las góndolas, como así también lo mide el ente estadístico oficial. La inflación en el primer semestre, según el Indec, fue de 13,6% y los alimentos subieron 17,2%.
> COLEGIOS PRIVADOS El Ministerio de Educación acordó con los representantes del sector anular el cobro de los servicios accesorios como el comedor y el transporte escolar mientras las clases estén suspendidas.
> JARDINES DE INFANTES El gobierno porteño otorga un subsidio para pagar los sueldos de los empleados docentes y no docentes. También en jardines maternales.

“Aumentar la nafta está en evaluación, no hay nada confirmado”

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, descartó ayer que el trascendido sobre un aumento del 7% sobre los combustibles “esté confirmado”, aunque anticipó que puede darse una “corrección” en los valores en las próximas semanas.
“Hoy todavía no está confirmado que nosotros vayamos a aumentarlo, porque estamos trabajando para ver cuáles son los costos y evaluación de estructura para hacer estas correcciones”, señaló el funcionario en relación con las negociaciones que mantiene la Casa Rosada con los representantes de los sectores para actualizar los “precios máximos” dispuestos en marzo.
En diálogo con CNN Radio, Cafiero indicó que “la única decisión tomada” es mantener las “tarifas congeladas”. “Las tarifas van a seguir sin aumentos, que se suspendieron en enero, por lo que en el corto plazo no se harán y tampoco vemos que haya necesidad de tener que aumentar”, enfatizó.
Al ser consultado por la caída del empleo privado durante los primeros meses de la pandemia, explicó: “El coronavirus golpeó a la economía y dejó una caída en la actividad, y atrás de esto siempre viene el desempleo. La Argentina no está exenta de esto.
Abril fue un mes muy duro, y es ahí en donde registramos la caída del empleo privado. Pero tenemos expectativas de recuperarlos rápidamente, y las cifras de mayo ya son bastante alentadoras y la caída dejó de pronunciarse”.
En este sentido, Cafiero volvió a destacar el programa la implementación del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), que, aseguró, funcionó como “un seguro de desempleo con conservación del puesto laboral”.