Prorrogaron Precios Máximos hasta el 30 de agosto para controlar la inflación

BAE – Nota – Economía y Finanzas – Pag. 4
Francisco Martirena Auber

El congelamiento por 60 días contendría subas puntuales de alimentos, según el sector privado
Contra todos los pronósticos, el plan de Precios Máximos se prorrogará por 60 días y permanecerá vigente hasta el 30 de agosto, a pesar de la dura resistencia emprendida por la industria alimenticia encabezada por la COPAL.
La decisión saldrá publicada hoy en el Boletín Oficial y mantendrá sin excepción los mismos precios que había el 6 de marzo pasado. A pesar de que no fue confirmado por fuentes oficiales, el presidente de la cámara de autoservicios mayoristas Cadam, Alberto Guida, aseguró a BAE Negocios: “A partir de la semana que viene irán informando autorizaciones puntuales de aumentos sobre determinados productos que están evaluando”.
Precios Máximos se estableció cuando se declaró el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus y se estableció su vigencia hasta el 30 de junio, pero se especulaba con que iba a extenderse por 30 días, de allí la sorpresa por la decisión del Gobierno. De acuerdo con las fuentes oficiales, los más de 2.300 productos, entre los que se encuentran alimentos, bebidas, artículos de higiene personal y limpieza, deberán seguir exhibiendo los precios vigentes al 6 de marzo, lo cual generará tensiones con los fabricantes de alimentos y supermercados.
“(La secretaria de Comercio Interior) Paula Español me acaba de comunicar que se extiende el congelamiento de precios por 60 días. Empresa que especule esperando aumento y no entregue, debemos informar a la secretaría, dado que el castigo será no otorgarle aumento sobre ningún producto”, afirmó Guida. En el proceso de actualización se mantendrán controles y clausuras.
De cara a un julio muy duro en el Área Metropolitana de Buenos Aires, se decidió una nueva prórroga de Precios Máximos, esta vez por 60 días.
Hay tres argumentos principales que usa el Gobierno para justificar la extensión del programa.
El primero, que hay un fuerte deterioro de las condiciones sociales a causa del derrumbe de la actividad económica y que, en este contexto, es prioritario tomar las medidas necesarias para moderar lo más posible la baja del poder adquisitivo de los hogares.
El segundo argumento consiste en que la cuarentena impide a los consumidores circular libremente para comparar precios.
Más bien, obliga a comprar lo necesario lo más cerca posible.
En tercer lugar, las autoridades advierten que el actual nivel de consumo popular se explica en una parte en el propio gasto del Estado, que paga parte de los salarios a través del ATP y transfiere dinero con el IFE.

Afirman que algunos productos se remarcarán de manera aislada la semana próxima