Por lo menos unas 2600 industrias estarán abiertas en la zona de más aislamiento

4

La Nación – Nota – Economía – Pag. 18
Francisco Jueguen

cuarentena. El Gobierno publicó ayer el padrón de fábricas exportadoras que se mantendrán abiertas, especialmente en el AMBA; se sumarán proveedores y firmas de procesos continuos
Con el objetivo de contener el impacto económico que generan la cuarentena y la pandemia, por lo menos 2600 empresas industriales -aquellas que dedican parte de su producción a la exportación- seguirán abiertas en las zonas en las que rige el aislamiento obligatorio.
En la vuelta de la cuarentena más estricta, este listado ubica a esas firmas principalmente en el área metropolitana de la ciudad y la provincia de Buenos Aires. El padrón de empresas exportadoras autorizadas a funcionar en la zona demarcada de aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) fue publicado ayer en el Boletín Oficial. Allí hay cerca de 2600 empresas.
Sin embargo, las compañías industriales autorizadas a desarrollar estas actividades serán más, ya que el Ministerio de Desarrollo Productivo, además del mencionado listado, publicó un protocolo para que las empresas exportadoras incluyan a sus proveedores entre los habilitados a funcionar durante el endurecimiento de la cuarentena obligatoria que va del 1° al 17 de julio. Como las empresas exportadoras, sus proveedores deberán tener protocolos autorizados por la cartera que conduce Matías Kulfas y tendrán que brindar transporte privado a sus trabajadores.
A estas compañías se sumarán además las que ya estaban autorizadas según el decreto 576: industrias esenciales (alimentación, medicamentos, equipamiento médico, entre otras), las que operen dentro de parques industriales o zonas industriales planificadas y aquellas de proceso continuo. Actualmente, en la Argentina -según datos privados- hay cerca de 53.000 industrias. Parte de ellas ya funcionan dentro de las áreas que se encuentran bajo la normativa del distanciamiento social preventivo y obligatorio (Dispo), o sea, mayor flexibilidad para la circulación.
“En todos los casos, el funcionamiento de esas industrias se debe realizar con transporte propio y estrictos protocolos sanitarios, de funcionamiento y de fiscalización por parte de los municipios”, advirtieron a la nación desde la provincia de Buenos Aires.
La Unión Industrial Argentina (UIA) informó ayer a sus socios que las empresas con producción para la exportación que no se encuentren en el padrón de empresas exportadoras difundido ayer por el Gobierno deben obtener una autorización previa otorgada por Desarrollo Productivo para volver a producir, que se solicita por medio del envío de un formulario -también publicado en un anexo de la resolución 326 del Boletín Oficial de ayer- a la cartera de Desarrollo Productivo.
Por otro lado, la UIA indicó -sobre la base de la resolución oficial difundida por el Gobierno- que las empresas que sean proveedoras de compañías exportadoras podrán retomar las operaciones si la empresa exportadora completa la documentación correspondiente.
Para eso, la compañía exportadora deberá solicitar autorización a Desarrollo Productivo para el funcionamiento de sus proveedores a través de un formulario. “Deberán informar el listado de empresas proveedoras de insumos y bienes vinculados a los procesos de producción para la exportación, así como el domicilio industrial y producto que provee, entre otros puntos”, indicaron en la entidad fabril.
“Los representantes regionales y sectoriales analizaron la evolución de la actividad industrial en función de las diferentes etapas del ASPO que atraviesa cada provincia”, indicó ayer por la tarde un comunicado de la UIA sobre la reunión que llevó adelante la junta directiva, que el viernes, luego del anuncio de la cuarentena más restrictiva, tuvo una charla vía Zoom con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, sobre los cierres de industrias en el AMBA.
El fin de semana, el Gobierno -principalmente Matías Kulfas y Ariel Schale- avanzó con el detalle de las empresas que seguirían abiertas pese al crecimiento de los
contagios en el área metropolitana. Uno de los sectores críticos, el de las automotrices, había advertido que no podría mantener su producción just in time sin sus proveedores, que están distribuidos en la provincia de Buenos Aires. Un ejemplo gráfico: entre su propia tropa de la planta en Zárate y sus proveedores Toyota mueve unas 12.000 personas en cinco provincias y 42 municipios.
“En este sentido, dieron cuenta de la caída en las ventas, los problemas financieros que afrontan las industrias y los inconvenientes que se registran en la cadena de pagos. Con el objetivo de morigerar el impacto de la pandemia y de generar una estrategia productiva para el mediano plazo, se coincidió en la centralidad de incrementar las medidas de asistencia para sostener el tejido productivo en el actual contexto global, regional y nacional”, afirmó la UIA.
El mantenimiento de industrias abiertas contrasta con el cierre masivo de los comercios cuando la Cámara Argentina de Comercio alertó ya sobre la caída de cerca de 35.000 locales en todo el país y advierte, para fin de año, una clausura de alrededor de 100.000 comercios. También con la actividad de la construcción. La cuarentena más rígida de abril lanzó una advertencia sobre esa temible situación: ese mes, la economía mostró la peor caída en la historia.

Las automotrices fueron las que más insistieron en la incorporación de proveedores