Ni para el hueso: consumo de carne sigue en caída

Crónica – Nota – Economía – Pag. 3

Francisco Nutti

P roducto del aislamiento por la pandemia de coronavirus y de la pérdida de poder adquisitivo que ostenta la mayoría de los argentinos, el consumo de carne vacuna experimenta una baja pocas veces vista en los últimos años.
“Crónica” dialogó con referentes del sector, quienes dieron su opinión al respecto.
“Se consume menos carne porque la gente se quedó sin plata; porque las tarjetas no dan más. El que abonaba con crédito ya tiene los números en rojo y aquel que se anotaba en la libreta del carnicero acumuló tanta deuda que no tiene cómo pagar, lo que hace que se compre menos”, indicó en diálogo con “Crónica” el presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra), Miguel Schiariti. Según el último relevamiento de la entidad, el consumo de carne vacuna por habitante registró en junio registró una caída interanual del 3,4% hasta los 50,5 kg/año. Es el más bajo de todos los meses de junio desde 2011. “Sobre julio todavía no sabemos, pero estimamos que va a ser más baja”, agregó Schiariti.
“La cuarentena influye, porque la gente está en casa y no puede salir a laburar. Incluso hubo algunas carnicerías de barrios muy populares que debieron cerrar de forma definitiva, porque normalmente esos carniceros trabajaban más a la tarde que a la mañana, cuando volvían de changuear”, concluyó.
Sin embargo, para el empresario Alberto Samid la caída del consumo de carne se atribuye a que todas las parrillas y restaurantes permanecen cerradas, al igual que los hoteles. “La ausencia de turistas tiene mucho que ver. También, que no hay reuniones con amigos o familiares con quien podés compartir un asado”, explicó a este diario. Asimismo, aclaró que “la carne está barata con relación a lo demás; así que creo que cuando se solucione todo esto y el mundo vuelva a la normalidad, seguramente habrá un escenario mejor”.
Mientras tanto, el consultor Juan Uccelli aseguró que “en el resumen del primer semestre, en vez de caer en el consumo, aumentamos un 7%”. Según indicó el especialista, esto en parte se debe a que “los cortes al público se encuentran entre un 30% a un 70% más barato que el vacuno”.
“Los mas consumidos son la costillita de cerdo o carré y el pechito.
Los mas baratos y en fuerte aumento en el consumo están el jamón y la paleta (ambos cortes frescos de la pata trasera y delantera del cerdo, no el fiambre)”, completó.

CARNICEROS CON MÁSCARAS Y CLIENTES CON BARBIJOS, PERO CON POCAS VENTAS.

El veganismo, en ascenso
Los cambios de hábitos alimentarios también pueden influir en la caída del consumo de carne. Según el censo de la Unión Vegana Argentina (UVA), se estima que el 9% de los argentinos lleva una alimentación vegetariana o vegana, lo que corresponde a cuatro millones de personas.
“Este numero irá creciendo”, dijo a “Crónica” la nutricionista Sofía Braticevic Culacciati, quien agregó: “Sea cual fuere la elección de la persona, lo importante es respetar al otro y entender que la reducción del consumo de carnes es un patrón saludable avalado científicamente”.