Se abrió la negociación por el futuro de Latam, en medio de presiones gremiales

La Nación – Nota – Economía – Pag. 19
Nicolás Balinotti

aeronáuticos. Los sindicatos rechazan el procedimiento preventivo de crisis y exigen el pago de la doble indemnización
¿Doble indemnización para los 1700 empleados de Latam Argentina? ¿Acuerdos individuales con cada uno de ellos? ¿Es posible que la empresa revise su decisión y se quede en el país? Son tres preguntas que surgen cada vez con más frecuencia en los pasillos de los despachos en los que se negocia la salida de la compañía que competía internamente con la estatal Aerolíneas Argentinas.
El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, les comunicó ayer a los cinco gremios con personería gremial la decisión de Latam de irse del país y activar un procedimiento preventivo de crisis (PPC). Corren ahora 72 horas cruciales, un plazo que podría extenderse si alguno de los tres gremios simplemente inscriptos que también tallan en la empresa judicializa su deseo de ser incluido en la mesa de negociación.
Uno de ellos, la Unión de Pilotos de Aviadores de Latam, ya tiene un borrador preparado.
Se trata de organizaciones alternativas que son de alcance exclusivo de Latam y que surgieron con el aval de la compañía para contrarrestar el poder de los sindicatos tradicionales.
Esta definición podría marcar un quiebre en el modelo sindical y es seguida con atención por gremialistas y empresarios. Podría convertirse en un caso testigo. Moroni definirá. O algún juez que se atreva a dictar una medida exprés.
La otra encrucijada que atraviesa Moroni es resolver si habilita el PPC solicitado por Latam o lo descarta.
El PPC, establecido en la década del 90 en la denominada ley de empleo, permite a las empresas concretar suspensiones y pagar menos por las indemnizaciones. “Citaremos a audiencia y veremos”, informó un jerárquico de la cartera laboral.
Moroni designó a Pablo Topet para llevar los hilos de la negociación.
La CGT fijó su postura el viernes pasado, cuando rechazó a través de un comunicado la alternativa del PPC y advirtió que no hay otra salida que el pago de la doble indemnización.
La posición de la central obrera coincide con la de los cinco gremios con personería gremial que deberán negociar con Latam.
“Si Moroni acepta un recurso de los 90 para liquidar la empresa y esquivar la doble indemnización, tendrá que dar explicaciones. No es un proceso para despedir. Si lo hace, iremos a la Justicia”, presionó Pablo Biró, referente de los pilotos.
Los gremios mantienen otra pelea con Moroni, que les habría prometido levantar la intervención impuesta por la gestión de Macri a la Federación Argentina del Personal Aeronáutico. La federación es la excusa perfecta para ocultar las diferencias y unir a los sindicatos del rubro para exhibir más fortaleza.
Entre los argumentos expresados por Latam, una de las razones de su salida fue la imposibilidad de avanzar en acuerdos con los sindicatos.
Los coletazos económicos por el coronavirus y la reconversión que demandará en la industria aeronáutica aceleraron la decisión final, que sería difícil de revertir.
Los representantes de Latam se convencieron de que no había vuelta atrás cuando en medio de la pandemia la empresa ofreció pagar el 50% del sueldo, pero la medida fue rechazada no solo por los sindicatos, sino también por Moroni, que intimó a pagar el 100%. Al ministro ni siquiera lo lograron convencer al mostrarle que la mitad de los 2200 empleados habían aceptado por carta un recorte. El antecedente no es menor. Si el PPC no despega, es probable que la empresa avance en acuerdos individuales, mientras que con otros irá a un inevitable conflicto.