Presión de los empresarios ante el silencio de Schiaretti

La Nación – Nota – Política – Pag. 18
Gabriela Origlia

Un día antes de que se realice el encuentro de la Mesa de Enlace de Córdoba con los cuatro diputados nacionales del peronismo que le responden a Juan Schiaretti -previsto para hoy, mediante Zoom-, la mayoría de las entidades empresarias de esta provincia (88) se reunieron con los ruralistas y coincidieron en pedirles a los legisladores y al gobernador que rechacen la idea de la expropiación de Vicentin.
Mientras Schiaretti continúa sin definir su posición respecto de la iniciativa que anunció el presidente Alberto Fernández, la presión del empresariado cordobés es creciente. Mañana se hará una movilización en Bell Ville.
Los empresarios reunidos ayer en la sede de la Sociedad Rural de Jesús María (Bolsa de Comercio, Cámara de Comercio Exterior, Federación Comercial, Unión Industrial y C20, entre otras entidades) plantearon en un comunicado que la intención del Gobierno “atenta contra la independencia de los poderes del Estado, invadiendo la injerencia del Poder Judicial, atacando los derechos y garantías constitucionales de las empresas y de la iniciativa privada”.
Agregaron que “violenta las reglas institucionales y marcos de regulación propios de los negocios, poniendo en vilo la confianza y la seguridad jurídica, tan necesarias para la inversión y el crecimiento económico, y constituye una señal negativa para el resto de los actores económicos, tanto internos como externos, y genera desincentivos a la inversión privada, elemento clave para lograr la reactivación económica de nuestro país, tan importante en el actual contexto”.
La semana pasada, el Grupo de los 6 de Córdoba (G6) emitió un comunicado en la misma línea. Con todo, el oficialismo provincial -notoriamente incómodo con la iniciativa nacional- sigue sin hablar. Gana tiempo para tratar de diseñar una iniciativa propia que no incluya la expropiación o bien a la espera de que el diseño nacional se modifique. La posibilidad que se busca reflotar es que sean las cooperativas las que gestionen Vicentin. Hay quienes entienden que podrían buscar socios privados y no tener que ingresar con dinero fresco, sino “poner a andar la rueda” para empezar a pagar las deudas. El objetivo de mínima de los diputados del peronismo cordobés es conseguir una salida “elegante” que no les implique una ruptura con los sectores productivos.
La frase que más repiten en conversaciones que mantienen con diferentes interlocutores es “conseguir una solución efectiva para los productores”. En Córdoba, los acreedores de Vicentin suman $5000 millones.
Una sociedad mixta con el Estado -una posibilidad que se baraja en la Casa Rosada- no es aceptada por los ruralistas, quienes insisten que el concepto “expropiación” debe desaparecer. Hasta hace unos días se barajó la chance de un frente común de Schiaretti con su par Omar Perotti (no tiene diputados nacionales), pero la idea no fraguó porque el santafesino no está dispuesto a pararse en la vereda contraria a Fernández.
El documento emitido por el empresariado cordobés subraya que la expropiación “obliga al Estado a asignar recursos que deberían destinarse a otros fines y que costeamos todos los argentinos, sosteniendo innecesariamente empresas estatales ineficientes, que generan abultados déficits y afectan la competitividad de los sectores en los que participan”.
Con el camino allanado en el Senado, el Frente de Todos necesita sumar 10 diputados de la oposición para lograr el quorum de 129 miembros en la Cámara baja. Los cuatro diputados cordobeses podrían definir esa partida.