Podrían faltar modelos de celulares y de televisores

La Nación – Nota – Economía – Pag. 12
María Julieta Rumi y Sofía Terrile

Si bien las fábricas electrónicas de Tierra del Fuego volvieron a producir desde mediados de mayo pasado, después de 50 días de parate por la cuarentena por el Covid-19, fuentes del sector advierten que algunos modelos de televisores y celulares podrían estar en falta temporalmente por la demanda que hubo de esos productos durante la cuarentena y porque las plantas aún no están funcionando al 100%.
De acuerdo con el presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas de Terminales Electrónicas (Afarte), Federico Hellemeyer, si bien las plantas de Ushuaia y Río Grande también fabrican equipos de aire acondicionado, microondas y estéreos, donde se vio un incremento de la demanda en cuarentena es en teléfonos celulares y televisores por la “abstinencia de consumo y una necesidad genuina en muchos casos de comprar un televisor más para la casa o un teléfono para comunicarse”.
“Si comparas abril de 2020 contra abril de 2019, hubo más demanda el año pasado, pero ahora hubo mucha más demanda online, sin la posibilidad de que retailers, operadores e hipermercados pudieran abastecerse, porque no había fabricación ni operación logística de distribución. Entonces ahí tenés un primer momento –sobre todo hacia mediados de mayo, que es cuando vuelven a arrancar las fábricas– de quiebre de stock en algunos productos porque el canal había estado trabajando sin reabastecimiento”, explicó Hellemeyer a la nacion.
Pero una vez que las fábricas volvieron a producir, no lo hicieron a los niveles previos a marzo porque, por protocolo, se dispuso una mayor separación entre los puestos de trabajo, se restringió la jornada laboral a seis horas y se limitó la cantidad de líneas de fabricación por producto, por planta y por turno.
“Esos límites se van corriendo, pero aún no podemos operar plenamente todas las líneas de producto por órdenes de la provincia.
Es decir que las fábricas que tenían que encargarse del reabastecimiento del canal no tienen una capacidad productiva muy alta, y entonces estamos en un proceso en que hay productos en los cuales se pueden verificar algunos quiebres de stock en esta nueva normalidad, en la que el canal sigue operando de manera online (las tiendas físicas solo reabrieron en el interior del país y en el interior de la provincia de Buenos Aires) y las fábricas están produciendo, pero con capacidad limitada”, agregó.
¿Cómo se traduce esto? En este contexto, si alguien busca un determinado modelo de celular o de televisor quizá le cueste conseguirlo por el descalce de 50 días sin fabricación, la vuelta de las fábricas con protocolo y la conducta atípica durante el confinamiento, por la cual se adelantó cierta decisión de consumo.
Sin embargo, Hellemeyer dijo que los faltantes son temporales y, en líneas generales, si se espera unos días, los modelos se reponen.
De lo contrario, también se puede optar por un producto de otra marca o de una gama inferior o superior a la que se buscaba.
“En nuestro caso, si bien en menor medida, ese primer día de fabricación volvió a haber celulares.
Prendiste la máquina y al final de la línea estaba el producto. Es más complicado el reabastecimiento de un producto 100% importado por las restricciones del Banco Central”, cerró.
Subas La imposibilidad de acceder a divisas al tipo de cambio oficial hizo que las notebooks, que son en su mayoría importadas, escasearan y aumentaran un 20% los precios en el último mes, también por la alta demanda. El dato es de Comparacity, un sitio que toma valores de retailers y tiendas propias de las empresas, y esa suba se suma al 15% que ya habían aumentado desde fines de marzo hasta mediados de mayo. Entre las marcas más importadas figuran Lenovo, HP, Acer y Asus, líderes del mercado, mientras que entre las compañías que siguieron produciendo localmente están Exo, PC Arts, Coradir, Grupo Núcleo y Air Computers.
El jueves el Banco Central flexibilizó un poco el supercepo y elevó de US$250.000 a US$1 millón el acceso directo al Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) para la realización de pagos anticipados de importaciones, una decisión que apunta a facilitar las importaciones realizadas por las pymes.