No habrá ayuda estatal para pagar el SAC y se reducirá la asistencia a empresas

La Nación – Nota – Política – Pag. 22
Santiago Dapelo

El Gobierno se prepara para comenzar a desandar el camino de la asistencia económica. El equipo económico resolvió descartar la ayuda para el pago de los aguinaldos y subirá las exigencias para solventar el pago de los salarios. En la etapa que viene, el auxilio estará enfocado en las empresas que aún no lograron retomar su actividad por la cuarentena.
Todo será progresivo, pero en la Casa Rosada creen que el regreso de las actividades en gran parte del país permite dar el primer paso, que se traducirá en el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), por el que el Estado se hace cargo de la mitad del salario de los trabajadores de firmas en crisis: en junio, se reducirá el porcentaje de pago del salario complementario.
A partir de ahora, las empresas que requieran el ATP deberán cumplir con dos variables: estar en el listado de los calificados como “sectores críticos”, que son aquellos que no pueden funcionar por la cuarentena, y en otro, geográfico, a partir del cual la asistencia se centrará en las regiones afectadas por la circulación del virus. En las 18 provincias que no registran contagios, el Gobierno evalúa niveles diferentes de acceso al beneficio.
El objetivo es concentrar la ayuda donde más se necesita. La decisión -que se terminará de definir hoy y se hará efectiva a partir del mañana- también excluye el pago de los salarios de junio para las empresas de más de 800 empleados. Esto fue parte de lo que se resolvió en la reunión de gabinete económico, que lideró el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en la Casa Rosada. Además, se descartó la posibilidad de pagar parte del aguinaldo, algo que reclamaban desde el sector privado Para las empresas que queden excluidas de los ATP o reciban un porcentaje menor de ayuda, el Estado pondrá a disposición tres líneas de créditos blandos (uno para pymes, otro para cooperativas con una tasa preferencial de 18% y se mantiene la línea de créditos a una tasa del 24%).
En abril y mayo fueron unas 242.000 empresas las que se anotaron en el programa ATP, que sirvió para ayudar a abonar hasta el 50% del sueldo como máximo de unos dos millones de trabajadores. Esto representó un costo de unos 49.000 millones de pesos.
“El objetivo es concentrar la ayuda donde más se necesita”, dijeron fuentes oficiales al término de la reunión en el Salón de las Mujeres, donde también estuvieron los ministros Martín Guzmán (Economía) y Matías Kulfas (Desarrollo Productivo); la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; la responsable de la Anses, Fernanda Raverta; el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y la vicejefa de Gabinete, Cecilia To- desca, entre otros.
En el encuentro, que duró dos horas y media, también se avanzó sobre el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Si bien aún no se resolvió si se pagará en junio, fuentes oficiales destacaron que los casi 9.000.000 personas inscriptas en el programa terminarán de cobrar el segundo pago en los próximos días.
“Estamos evaluando si continúa”, explicaron testigos de la reunión.