La provincia de Santa Fe abrió una vía de diálogo y se reunió con Vicentin

La Nación – Nota – Política – Pag. 18
Germán de los Santos

intervención. El encuentro fue un día después de que la empresa calificara de “confiscatoria” la propuesta de Perotti; el rol del directorio en la futura conducción es el eje de la discusión
ROSARIO.- Después de la tormenta llegó la calma entre el gobierno de Santa Fe y la empresa Vicentin. Es una trama que desde el lunes de la semana pasada, cuando el presidente Alberto Fernández anunció la expropiación de la agroexportadora, se mueve a un ritmo frenético y a veces discordante, mientras se espera la decisión del juez de Reconquista, que deberá definir si la propuesta que acercó al juzgado Omar Perotti tiene o no futuro dentro del concurso de acreedores, tras restituir a los directivos al mando de la empresa.
Un día después de que ejecutivos de Vicentin lanzaran duras críticas a la propuesta de Perotti -Máximo Padoán, director ejecutivo de la compañía, dijo que era “confiscatoria”-, tres funcionarios del gabinete se reunieron en la ciudad de Santa Fe con el presidente de la agroexportadora, Daniel Buyatti, a quien le transmitieron cara a cara -según fuentes del gobierno- que la idea del gobernador es “rescatar” a la empresa “sin necesidad de expropiarla”, y que el objetivo es “buscar una salida consensuada dentro del concurso de acreedores”.
La reunión fue convocada por el ministro de la Producción de Santa Fe, Daniel Costamagna, que desde un principio rechazó la propuesta de expropiación, al punto de que el gobierno tuvo que salir a negar las fuertes versiones de su renuncia. Costamagna estuvo acompañado por el ministro de Gestión Pública, Rubén Michlig, y el secretario de Justicia, Gabriel Somaglia, quienes dialogaron con Buyatti, el presidente de la compañía.
Voceros de la empresa Vicentin le bajaron expectativas al encuentro, que el gobierno mostró como un avance al trabajar en la apertura de un canal de diálogo con la agroexportadora. “La empresa sigue en la misma postura: el directorio de Vicentin debe seguir al frente de la administración de la firma, como decidió el juez civil y comercial Fabián Lorenzini”, señalaron fuentes de la agroexportadora.
“El gobierno busca recomponer una instancia de diálogo con la empresa, en busca de una solución dentro del concurso”, apuntó a la nación el secretario de Justicia, uno de los presentes en el encuentro.
Un día después de presentar un documento ante el juzgado de Lorenzini con fuertes críticas a la decisión que tomó el juez del concurso -cuando restituyó, el viernes pasado, al directorio y relegó a los interventores a veedores de la empresa-, Perotti hizo un esfuerzo por mostrar al magistrado que su propuesta de intervención puede llegar a tener, con el avance de las conversaciones, el consenso de la propia firma. Por ahora esa alternativa es solo una expresión de deseo.
“A nadie le conviene seguir con los fuegos de artificio”, admitieron en el gobierno, y admiten que los directivos “están dolidos porque ellos creen que son buenos administradores” de una empresa que entró en cesación de pagos el 4 de diciembre pasado y el 10 de febrero se concursó con un pasivo de más de 99.000 millones de pesos, de los cuales 18.000 son fruto de créditos con el Banco Nación.
A la par de la reunión con Buyatti, el gobierno siguió con la ronda de conversaciones con los acreedores del concurso, como la Asociación Gremial de Acopiadores, que reúne a 386 plantas de las provincias de Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires y Entre Ríos. En este esquema, en el que el gobierno de Santa Fe busca mostrar su predisposición al diálogo, señalaron que lograron un respaldo a la propuesta de Perotti de los tres gremios que agrupan a los trabajadores aceiteros -Vicentin tiene 1200 operarios de este rubro-, que tradujeron en una presentación ante el juez del concurso. Este miércoles se concretará un nuevo encuentro con el principal acreedores, que es la Asociación de Cooperativas Argentinas, a la que Vicentin le debe 100 millones de dólares.
Una hora después de que el juez de Reconquista licuara las funciones de los interventores designados por el presidente, Perotti presentó una propuesta que implica mantener la intervención de la compañía -con un triunvirato, al que se suma un funcionario provincial-, pero con la mirada -según expresó el mandatario- de “rescatar” a la compañía en el marco del concurso, una idea que deja a un costado, por ahora, la expropiación.