La empresa rechazó el plan del gobernador

La Nación – Nota – Política – Pag. 12
Fernando Bertello

Para Máximo Padoán, director y accionista de la firma, “es mucho peor” que el decreto del Gobierno
La empresa Vicentin no está de acuerdo con la intervención que promueve el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y en cambio insiste en que todo debe seguir en el marco del actual concurso de acreedores que lleva adelante el juez de Reconquista, Santa Fe, Fabián Lorenzini.
Luego de que el magistrado bajara la categoría de los interventores –a veedores– designados por Alberto Fernández (Gabriel Delgado y Luciano Zarich), Perotti, buscando evitar la amenaza de una expropiación, propuso que la intervención sea provincial y a través de la Inspección General de Personas Jurídicas.
En diálogo con la nacion, Máximo Padoán, accionista y director de la compañía, remarcó que la propuesta del mandatario de Santa Fe es “mucho peor” [que el decreto del gobierno nacional] porque da una intervención sin límite de tiempo, donde los interventores arman el plan de pago del concurso de acreedores”.
Padoán remarcó: “Nosotros creemos que esto tiene que seguir dentro del marco concursal, con el juez, los tres síndicos y el directorio”.
El director de la compañía, en tanto, dijo que le parece “razonable” que estén los veedores del Gobierno porque eso mismo lo decidió el magistrado de Reconquista.
El accionista de la firma señaló que la compañía “tiene los activos para pagar” en el marco del concurso.
Para recordar, en el concurso la firma, que entró en default en diciembre pasado, declaró una deuda de casi $100.000 millones con productores, otros proveedores y bancos.
“Estamos convencidos de que el juez debe llevar adelante el concurso.
No entendemos la necesidad del avasallamiento sobre el Poder Judicial”, indicó.
En los últimos días, el presidente Alberto Fernández señaló que fue la propia empresa la que había pedido ayuda. Pero Padoán afirmó: “En ningún momento pedimos salvataje”. Menos pidieron la expropiación, la figura que eligió el gobierno nacional para querer avanzar sobre los activos de esta firma.
Lo que sí hubo, indicó el directivo, fueron contactos con YPF, que tiene una división agrícola (YPF Agro).
“En este proceso tuvimos diferentes alternativas, propuestas, y pensamos que una alternativa era con YPF, que hace mucho canje de granos”, señaló.
Además de la petrolera, hubo contactos con la multinacional Glencore –con la que Vicentin comparte la planta de Renova–; el grupo Ceibo, otro grupo donde confluyen exejecutivos de bancos, y Allaria Ledesma & Cía.
Por otra parte, en el primer día laborable que entró en vigor la resolución del juez Lorenzini que restituyó en sus puestos a los directivos de Vicentin, apenas hubo demoras en los ingresos del personal. “Los guardias nuevos no tenían un listado del personal y, entonces, a cada uno le preguntaban y anotaban nombre y apellido”, relató a la nacion un empleado de la firma. Describió que se fueron de la empresa todos los funcionarios que acompañaban a los interventores y tras el ingreso de los empleados “fue todo normal, cada uno fue a su oficina a trabajar”.
La familia dueña de la cerealera está distribuida en torno de las distintas plantas de la compañía. Máximo Padoán y Héctor Vicentin, entre otros, están justamente en Avellaneda, en tanto que también hay directivos de la familia en Ricardone, San Lorenzo y Reconquista.