El Senado quiere darle celeridad y escala el choque con la oposición

La Nación – Nota – Política – Pag. 5
Gustavo Ybarra

Aunque el proyecto aún no llegó al Congreso, la expropiación de Vicentin anticipa una nueva escalada en el enfrentamiento entre oficialismo y oposición en el Senado, en donde el Frente de Todos espera darle un rápido tratamiento a la iniciativa que envíe el Poder Ejecutivo.
Así lo dijo el jefe de la bancada oficialista, José Mayans (Formosa), en un reportaje con la nacion. “Si el Gobierno envía el proyecto de la expropiación, lo vamos a tratar enseguida”, adelantó. Sin embargo, desde el interbloque de Juntos por el Cambio anticiparon su oposición a la ofensiva kirchnerista, amparándose en el protocolo de sesiones virtuales que aprobó la Cámara alta por unanimidad el pasado 13 de mayo y que limita los temas a discutir de manera remota a los vinculados con el virus. “No se pueden tratar temas que no tengan que ver con la lucha contra el Covid- 19”, afirmó el jefe de la bancada macrista de la Cámara alta, Humberto Schiavoni (Pro-Misiones).
El senador misionero fue más allá y advirtió sobre la legitimidad del tratamiento del proyecto de expropiación a contramano del reglamento especial. “Si se lo trata fuera del temario relacionado con la pandemia, puede haber problemas sobre la legalidad de la sanción”, alertó.
te Alberto Fernández al Congreso propone una alternativa distinta de la estatización total de la empresa.
Es la opción que silenciosamente alientan el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el gobernador santafesino, Omar Perotti, y los diputados enrolados en el PJ no kirchnerista. Confían en que finalmente la iniciativa del Gobierno vaya en línea con lo que anticipó la semana pasada el propio ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, quien propició un modelo de empresa mixta, al estilo YPF, para el futuro de Vicentin.
“No lo veo a Alberto haciendo ‘chavismo’ con Vicentin; él propicia el rescate de la empresa para que no caiga en manos extranjeras.
Está muy preocupado por los más de 2500 productores que quedaron sin cobrar por sus cosechas”, deslizó un legislador del PJ no kirchnerista muy cercano al Presidente.
De imperar esta postura, es probable que el proyecto obtenga más adhesiones en la Cámara de Diputados y que los márgenes de aprobación sean más amplios. El bloque de Consenso Federal, que responde al exministro de Economía Roberto Lavagna, fue el pri- El protocolo especial de sesiones virtuales se ha convertido desde hace dos semanas en eje de una dura polémica entre oficialismo y oposición en el Senado, luego de que Cristina Kirchner ordenara desconocer ese acuerdo.
Así, en las últimas dos sesiones, el oficialismo incluyó el debate del DNU de Mauricio Macri que trasladó a la Corte el control de las escuchas judiciales, de la nueva ley de alquileres y la suspensión de las sociedades por acciones simplificadas (SAS). La oposición reaccionó desconectándose de la videoconferencia para deslegitimar lo aprobado por fuera del protocolo. Este escenario promete agravarse en los próximos días, con el debate sobre el vencimiento y la eventual extensión del reglamento ad hoc para las sesiones virtuales.
El protocolo fue votado con una vigencia de 60 días. Sin embargo, la oposición asegura que se trata de días hábiles. Pero el oficialismo sostiene que son corridos y, por lo tanto, considera que hay que sentarse a negociar uno nuevo.
“La próxima semana estaríamos por cumplir los dos meses, así que sería el momento de hacer el mero en proponer como alternativa a la estatización de Vicentin la reconversión de la empresa con la participación accionaria de cooperativas y productores, acreedores de la compañía, como también de la provincia de Santa Fe.
En todo caso, la discusión se circunscribiría a la herramienta de la expropiación: el Gobierno ha dicho que es el único camino jurídico que considera viable para encarar la reconversión de la empresa. En cambio, el bloque de Consenso Federal, que preside Alejandro “Topo” Rodríguez, impulsa una alternativa que descarta la expropiación.
El propio Lavagna enfatizó, en diálogo con la nacion, que la reconversión de Vicentin debe realizarse en el marco del actual concurso de acreedores en el que está la compañía.
En este sentido, la iniciativa de Lavagna gira en torno de que, sin expropiar, el Estado fomente un acuerdo y tenga una acción (nominal) de oro para, por ejemplo, hacer un veto ante una circunstancia que lo amerite.
Un grupo de diputados de Juntos por el Cambio, que responde al exministro del Interior Rogelio Frigerio y al expresidente de la Cámara baja Emilio Monzó, anticipó su rechazo a la eventual expropiación e insistió en que la oposición debería plantear una alternativa para el futuro de la empresa y no limitarse al rechazo del proyecto.ß replanteo”, anticipó Mayans, antes de reivindicar la decisión de la vicepresidenta de eliminar el corset pandémico y que el Senado recupere la facultad de definir su agenda sin límites, de acuerdo con lo que decida la mayoría. Con 42 senadores, el oficialismo tiene número holgado para imponerse en cualquier votación, salvo aquellas que requieran los dos tercios de los presentes. Sin embargo, para el líder de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff ( UCR-Formosa), el protocolo recién vence en julio.
Este tironeo se suma a las posiciones encontradas que ambos sectores mayoritarios de la Cámara alta ya han manifestado sobre el caso Vicentin. “Nosotros ya hemos rechazado el fondo y las formas de esta iniciativa”, reivindicó Schiavoni sobre el anuncio del Gobierno.
Según el senador macrista, la eventual expropiación “vulnera la garantía constitucional del derecho de propiedad” y “aleja las inversiones porque complica la seguridad jurídica”. En el Senado, el caso Vicentin comenzó a discutirse aún antes de que el Gobierno envíe el proyecto de expropiación. El viernes pasado, la Comisión de Asuntos Constitucionales dictaminó un proyecto del kirchnerista Oscar Parrilli (Neuquén), que crea una comisión bicameral para investigar las presuntas irregularidades en los préstamos a la cerealera concedidos por el Banco Nación durante el gobierno de Mauricio Macri.