El Presidente dijo que no quería que la firma pasara a manos extranjeras

La Nación – Nota – Política – Pag. 10

Fernández aseguró ayer que si el Estado no se hacía cargo, la empresa iba “camino al precipicio”; el ministro Kulfas afirmó que se evaluará aplicar el “modelo YPF”
Después de las fuertes críticas que recibió el Gobierno de parte de variados sectores políticos y empresariales, el presidente Alberto Fernández justificó la intervención de la empresa Vicentin por la “preocupación” sobre la posibilidad de que “quedara en manos de capitales extranjeros”.
“Desde que llegué al Gobierno, el 10 de diciembre, se viene hablando con todos los dirigentes de Santa Fe (de que) Vicentin está en caída libre, de que Vicentin vive de alquilarles a otros las instalaciones, de que no tiene futuro”, enumeró Fernández ayer durante una entrevista con Radio 10.
“Escuché todo eso, después vi las investigaciones del Banco Nación, de (su director) Claudio Lozano. Vi los créditos que tienen una denuncia penal, que se está investigando.
Vi que la UIF se presentaba en la causa por un reporte de operaciones sospechosas”, siguió.
“Uno observa que una empresa muy importante, que pasó del sexto lugar a ser la segunda mayor exportadora, que en Paraguay era la mayor exportadora con solo siete empleados, que cambió su composición de la sociedad”, resaltó.
Y lanzó: “Me preocupó mucho que quedara en manos de capitales extranjeros. Para nosotros ese es un mercado muy importante.
Nosotros rescatamos a Vicentin de un camino seguro al precipicio, que terminaba con la quiebra o en manos extranjeras”.
Por su parte, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, defendió ayer la decisión de Fernández de intervenir y expropiar Vicentin, que está en concurso preventivo por una deuda de US$1350 millones. “La verdad es que, como lo dijo el Presidente, no es que nos parezca la opción superadora de todas, sino que es la única alternativa que encontramos”, señaló en una entrevista al diario La Capital, de Rosario.
Sin embargo, remarcó que el Gobierno aún está dispuesto a escuchar “ideas superadoras” a la expropiación.
“He escuchado decir en estos días que hay ideas superadoras, pero hasta ahora no han aparecido.
Si aparecen, estamos abiertos.
Tan abiertos que hemos escuchado, junto a los directivos de YPF, a los accionistas de Vicentin”, remarcó Kulfas. Y agregó: “No tenemos ningún preconcepto ni prejuicio. El objetivo principal es salvar Vicentin, preservar sus activos y que sea una empresa nacional al servicio del desarrollo industrial”.
El ministro reiteró que el Ejecutivo pretende que la empresa Vicentin “no quiebre ni se desguace”, mientras avanzan la investigaciones judiciales. “Tomamos esta decisión porque veníamos observando riesgos muy serios de que la empresa entrara en proceso de quiebra, de desguace. Y pensamos que es una empresa demasiado importante en la cadena agroindustrial como para que termine tan mal”, sostuvo.
Además, el funcionario dio pistas del plan que tiene Fernández para la firma. “Aunque sean de sectores distintos, estamos hablando de un esquema como el que funciona en YPF, que es una empresa mixta, que cotiza en la Bolsa de Nueva York, tiene un management absolutamente profesional y tiene un directorio con representantes del Estado nacional y las provincias petroleras”, indicó.
Según el titular de la cartera de Desarrollo Productivo, “el modelo YPF funciona muy bien y tiene mucho para dar”. “Ese es el modelo pensado para esta empresa mixta. Y hay sectores que se mostraron interesados en participar”, señaló.
En ese marco, el funcionario anticipó que el gobierno de Santa Fe, a cargo de Omar Perotti, podría tener “un representante en el directorio” de la firma tras la expropiación.
El equipo del interventor designado por DNU, Gabriel Delgado, tiene la llave de la empresa, apartó al management y solo mantiene trato con los responsables de las áreas para las cuestiones operativas. El proyecto de ley de expropiación, que todavía no fue finalizado, sería enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso en los próximos días. En el Frente de Todos ya circuló un paper con argumentos para la expropiación y una defensa ante los detractores de la medida.
En paralelo, avanza una causa penal que la UIF impulsa.
El Gobierno se prepara para avanzar con la expropiación de Vicentin, tras una semana de desorden interno por el intempestivo anuncio que hizo el lunes el Presidente. Días atrás, el Gobierno rompió con la cúpula de Vicentin y dejó a Delgado como único interlocutor.
Mientras tanto, busca el consenso de los gremios de los aceiteros y de actores del mercado perjudicados por el estrés financiero de la cerealera, y hace una exhibición, en el plano discursivo y judicial, de las presuntas irregularidades de la compañía.

“Desde que llegué al Gobierno se viene hablando de que está en caída libre”