El Gobierno frena la expropiación de Vicentin y evalúa alternativas

Germán de los Santos

Tras un fallo judicial adverso, Alberto Fernández avaló una propuesta del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, que avanza en un esquema mixto y tripartito, con la intervención de la provincia
ROSARIO.- El Gobierno dio por ahora marcha atrás con la expropiación de Vicentin. Pasó de ese plan, que anunció el presidente Alberto Fernández hace once días, a delegar en el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, la intervención de la agroexportadora. El giro oficial se dio unas horas después de que el juez de Reconquista a cargo del concurso de acreedores restituyera a los directivos de la empresa en sus funciones y relegara a simples veedores a los funcionarios designados por el jefe del Estado.
Así, el escenario político en torno a Vicentin volvió a cambiar y parece haber quedado como capítulo superado la idea de la expropiación de la cerealera, que enfrenta un concurso con más de 2600 acreedores y un pasivo de 99.000 millones, cuya parte mayoritaria, unos 18.000 millones, están en manos del Banco Nación.
Desde la quinta de Olivos, lo que le dio un aire de respaldo presidencial, Perotti anunció su proyecto “alternativo de rescate” que va a contramano de la expropiación, una palabra que en su provincia le provocó más problemas de los esperados.
Anoche, Fernández replicó un mensaje de Twitter que sirvió para argumentar su giro: “El Estado se va a hacer cargo de Vicentin. Ya sea vía intervención judicial juez del concurso preventivo pedida por la provincia de Santa Fe o vía expropiación. Pero se van a ir de la empresa. No hay marcha atrás”.
El gobernador le planteó al juez civil y comercial Fabián Lorenzini que la Inspección General de Personas Jurídicas (IGPJ) de Santa Fe sea la que protagonice la intervención de Vicentin, a través de un esquema tripartito, en el que compartirán conducción, Si el magistrado avala esta propuesta, estarán los interventores designados por el Presidente, como Gabriel Delgado y Luciano Zarich, y uno nombrado por Perotti, que será Alejandro Bento, una especie de secretario privado del rafaelino.
Este plan alternativo que Perotti comenzó a transitar después de la resistencia que generó en el sector productivo el esquema de intervención y expropiación de Vicentin no tiene aún certezas sobre cómo serán el manejo y la administración de la firma, si se transformará en una empresa mixta con participación del Estado. “Lo que tenemos claro es que el management de la agroexportadora estará en manos privadas. Estamos en conversaciones con el sector cooperativo, que es acreedor de Vicentin”, explicó a la nación una fuente cercana al gobernador.
Perotti se reunió esta semana con dos de los principales acreedores del sector agropecuario, pero los representantes de este sector aún mantenían serías dudas sobre involucrarse en un negocio en el que tienen mucho más para perder que ganar.
En el gobierno de Santa Fe creen que Vicentin perdió confianza tras entrar en cesación de pagos el 4 de diciembre y dos meses después en convocatoria de acreedores.
El plan B a la expropiación recién pudo ponerse sobre la mesa, tras el fallo que firmó ayer a la mañana el juez Lorenzini, que sepultó la intervención encabezada por Delgado y Zarich. Fue una sorpresa. Los directivos de Vicentin festejaron la medida en un ambiente tenso en la sede administrativa de la compañía en Avellaneda, donde la decisión de Lorenzini encontró al contingente de funcionarios que llegó con los interventores preparándose para volver a Buenos Aires el fin de semana.
“Después de que se conoció el fallo, los funcionarios de la Sindicatura General de la Nación que habían llegado a la mañana trataron de llevarse cajas con documentación de la empresa, y se vivieron momentos de tensión con empleados y directivos de la empresa tratándolo de impedir”, relató una directiva de la empresa.
Durante el mediodía de ayer el juez civil y comercial de Reconquista ganó un protagonismo que nunca imaginó, cuando firmó el fallo que corrió a los interventores dispuestos por el
Gobierno de la conducción de Vicentin y restituyó en sus cargos a los once directivos de la agroexportadora.
Aunque el magistrado se desligó de decidir sobre la constitucionalidad del decreto que dispuso la intervención de Vicentin, que fue anunciado por el Presidente, Lorenzini reasignó el papel de los interventores al relegarlos a veedores.
Un día antes de firmar el fallo, el juez había rechazado dos planteos que reclamaban la inconstitucionalidad del DNU 522/20. El rechazo de Lorenzini a los planteos de inconstitucionalidad presentados por el exdiputado nacional de la uCr Mario Barletta y el acreedor Juan José Passadore se fundó en que eran “improcedentes”. Un día después el magistrado dio la sorpresa con un fallo de alto voltaje político.