El Gobierno enfría la expropiación de Vicentin y apuesta al plan Perotti

La Nación – Nota – Política y Economía – Pag. 13
Diego Cabot y Jaime Rosemberg

Los dueños de la empresa volverán a tomar hoy el control de la planta, al menos hasta que se decida qué pasará con el proyecto del gobernador de Santa Fe; “es la primera hipótesis de trabajo que tenemos”, dijo Cafiero
La mañana empieza distinta en la localidad santafesina de Avellaneda. Después de la resolución del juez Fabián Lorenzini y de la fuerte movilización del sábado, el Gobierno dejó de lado, al menos por ahora, el proyecto de expropiación de Vicentin. Apostará por la alternativa de intervención que presentó el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti. Le tocará al magistrado decidir.
Mientras tanto, cuando se abran las puertas de la cerealera Vicentin, los ejecutivos de la compañía retomarán el control de la empresa.
Serán las primeras horas hábiles en las que empezará a causar efecto la resolución del viernes pasado, cuando el juez decidió retrotraer las cosas y colocar al interventor designado por el Poder Ejecutivo en el mero lugar de veedor.
“La propuesta que trajo Perotti es la primera hipótesis de trabajo que tenemos; una política de rescate de una empresa que se fundió con el macrismo ”, dijo ayer el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en declaraciones radiales.
La nueva propuesta fue presentada en la mañana del viernes, según consta en el registro electrónico del juzgado. Fue presentada por la Dirección de Personas Jurídicas de Santa Fe, y plantea una intervención tripartita de la compañía.
Desde el Gobierno se mostraron dispuestos a dialogar con el sector, pero descartaron que eso incluya la aceptación del regreso de la familia Vicentin al control de la empresa. “Siempre que lo propusieron hubo
diálogo”, afirmaron a la nación cerca del Presidente, y recordaron que Fernández recibió a los “actuales directivos”. “La única propuesta que trajeron fue que interviniera el Estado a través de YPF Agro, ellos mismos dijeron que no podían seguir al mando de la empresa porque habían perdido la confianza de los productores”, destacó una altísima fuente oficial. Aún molestos por el acto del sábado, desde Balcarce 50 afirmaron que “el señor [Vicentin] que hicieron hablar en el acto hace 12 años que no tiene responsabilidad en el manejo de la empresa”. Y volvieron a atacar a la cerealera por las deudas con acreedores locales e internacionales. “El Estado no puede asociarse con empresarios que están denunciados en la Justicia y en el extranjero por maniobras de lavado y subfacturación”, afirmaron. ¿Y el ingreso de empresas privadas? “Imposible no es. El Gobierno está dispuesto a escuchar a todos y que le propongan una alternativa a la expropiación. La propuesta de [Omar] Perotti es superadora”, reiteró un funcionario que conoce el pensamiento del Presidente.
Justamente, el remedio del gobernador será el nuevo eje de discusión. Los funcionarios de Santa Fe no creen que la decisión judicial sea inmediata. Esperan que el juez del concurso se tome un tiempo. En ese interregno, reconocen, la decisión que está firme es la del viernes y la conducción está en manos de los dueños. “Nosotros volvemos”, dijo este fin de semana uno de los socios de la empresa, que tiene su sede en Avellaneda. De hecho, durante el fin de semana, los accionistas desinfectaron todas las oficinas. “El interventor
vino desde Buenos Aires”, explicaron en la compañía.
Ayer, el Presidente recibió a Gabriel Delgado, exinterventor y actual veedor. Tras ese encuentro, Delgado escribió en Twitter: “Repasamos todas las alternativas y no nos aferramos a los instrumentos. El propósito del Gobierno es preservar las fuentes de trabajo y que los productores puedan cobrar”.
Empezará, otra vez, una disputa jurídica. Las partes creen que Lorenzini, antes de decidir, le correrá traslado a la empresa. En Vicentin se prepararon para rechazar el tardío remedio santafesino. Según lo que se desprende del escrito, la propuesta es más polémica que la expropiación. Quienes dedicaron el fin de semana a estudiar el escrito dicen que al menos aquella decisión contemplaba la indemnización. “Con esa ley, si bien no se puede rechazar en caso de que el interés público esté fundado, se puede discutir el precio. Pero esto que presentó Perotti es mucho peor. Un organismo burocrático pide la intervención de una compañía solo porque no le gusta la gestión. Sin plazo y sin representación de los dueños. Es una barbaridad”, explicaron cerca de los ejecutivos de la compañía.
Las principales críticas al proyecto de intervención apuntan a la legitimación activa, es decir, a quién pide la intervención. El gobierno de la provincia lo hizo a través de la Dirección de Personas Jurídicas.
El organismo tiene capacidad como para controlar la parte registral de la vida de una persona jurídica. Pero no es tan claro que pueda intervenir sobre meras cuestiones comerciales.