El Gobierno buscará un acuerdo con los directivos de Vicentin

La Nación – Nota – Política y Economía – Pag. 4
Fernando Bertello

Tras las fuertes repercusiones políticas por la anunciada expropiación, Alberto Fernández recibirá hoy al CEO de la compañía; apuntan a hallar una solución en buenos términos que podría incluir la marcha atrás en la confiscación
Empleados de Vicentin, acompañados por cientos de vecinos, protestaban anoche frente a la sede central de la empresa en Avellaneda, norte de Santa Fe MARCELO MANERA

En medio de la gran repercusión que generó la decisión del Gobierno de quedarse con la empresa agroindustrial Vicentin, ayer circularon fuertes rumores de que podría haber una marcha atrás en la expropiación decidida por el presidente Alberto Fernández.
En este contexto, tras un contacto telefónico que mantuvo Fernández con el CEO de Vicentin, Sergio Nardelli, hoy el jefe del Estado recibirá, a las 18, a los directivos del grupo para buscar una solución acordada. La iniciativa de la expropiación generó un enérgico rechazo en el sector empresario en general y a nivel político y social, con marchas como las que ayer volvieron a registrarse en Avellaneda, Santa Fe, donde nació la empresa, con cientos de vecinos que protestaron contra el avance sobre la cerealera (ver aparte). También hubo cacerolazos en la Capital Federal y en distintos puntos del país, como Córdoba.
Incluso, corrieron rumores de que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, estuvo detrás de una negociación con la empresa y otras cooperativas del sector agropecuario, además de los interventores designados por el Gobierno, para evitar la expropiación como tal y darle otro formato a la intervención oficial. Sin embargo, cerca de Massa negaron esa participación.
En tanto, en el gobierno de Santa Fe, de donde es originaria la empresa, también están atentos a una salida consensuada.
Vicentin pidió que sea la Justicia quien defina el alcance de la intervención luego de que anteayer el subinterventor, Luciano Zarich, que fue hasta Avellaneda para tomar el control de la firma, no lo lograra porque no le entregaron las llaves de la empresa. Anteayer, en esa localidad hubo una masiva movilización para rechazar la medida oficial. Tras esa situación, la empresa está en contacto con las autoridades de la intervención, según informó en un comunicado.
“La compañía hace saber que, con la finalidad de preservar la paz social, evitar perjuicios para el patrimonio de la compañía y preservar los derechos de los acreedores, ha tomado contacto con los representantes de la intervención dispuesta por el decreto 522/2020 a fin de que con la insoslayable participación del juez a cargo del concurso preventivo de Vicentin SAIC (Fabián Lorenzini), se defina y determine el alcance de la intervención dispuesta”, dijo la firma.
El presidente Alberto Fernández habló con el CEO de la empresa, según reveló el mandatario en una entrevista con Radio 10. “Me llamó Sergio Nardelli, tuve una muy buena charla y le expliqué con mucha claridad que la medida no tiene ninguna vocación de perseguir a nadie, al contrario, tiene la vocación de que una empresa de esa talla, que es una empresa argentina, siga siendo argentina y que sea rescatada de la situación en la que está. Por eso vuelvo a repetir que los acreedores externos representan el 40% de los créditos impagos de la empresa”, expresó. “Yo tuve una muy buena charla, le expliqué, le di la tranquilidad de que no estamos aquí para vulnerar los derechos de nadie. Él me dijo que tiene la idea para que nosotros nos podamos hacer cargo de la empresa sin necesidad de la expropiación, yo le expliqué que para la ley la expropiación era necesaria.
Tuvimos una muy buena charla y yo confío en que podamos hacer las cosas tranquilos. Lo que estamos haciendo es rescatar a una empresa de una quiebra”, agregó el jefe del Estado.
En el Gobierno la decisión es bajarle el tono al conflicto para evitar una escalada que derive en una confrontación política con todo el sector. El Presidente no solo habló con Nardelli, sino que bajó la orden a sus colaboradores de analizar la forma de encontrar una salida “en buenos términos”.
¿Eso incluye la posibilidad de dar marcha atrás con la idea de la expropiación? “Eso es muy difícil.
Pero a partir de la charla [entre el Presidente y el CEO de la empresa] todo se puede hacer en buenos términos, incluso la expropiación”, respondió un funcionario de confianza de Fernández.
En tanto, ante la consulta de LA NACION, en el Ministerio de Desarrollo Productivo dijeron que ahora, con esta participación presidencial, “todo el escenario está abierto”.
La decisión de buscar una salida negociada, dicen cerca del Presidente, responde a la convicción de que el Gobierno no debe caer en un escenario de grieta. “Pareciera que la política argentina, si no es dicotómica, no sabe estructurarse.
Ahora es rescate versus expropiación.
Alberto trata de romper eso permanentemente, pero nadie ayuda”, sostuvo un funcionario con despacho en la Casa Rosada, y señaló a un sector de la oposición y de los medios.
Por otra parte, ayer se conoció una presentación ante la Justicia de Mario Barletta, expresidente de la UCR, para que el juez que tiene el concurso de la firma, Fabián Lorenzini, rechace la intervención. “Es el Poder Ejecutivo involucrándose en el Judicial”, alertó el expresidente de la UCR