Conflicto con los estatales por las paritarias y el aguinaldo

 La Nación – Nota – Política – Pag. 17

ATE y UPCN objetan el congelamiento de la negociación salarial y el pago fraccionado del complemento de mitad de año
Todavía sin medidas de fuerza, aunque con el canal de diálogo algo minado, el presidente Alberto Fernández ingresó en un conflicto con los dos gremios estatales, ATE y UPCN, por el congelamiento de la paritaria del sector, la decisión de pagar el medio aguinaldo en cuotas y el alcance que podría tener el teletrabajo.
El frente que más preocupa a los gremios es el salarial. Con la paritaria vencida, afirman que es necesaria una mejora en el corto plazo. Andrés Rodríguez, el histórico jefe de la UPCN, admitió la semana pasada que el Estado nacional, en su rol de empleador, dijo que no estaba dispuesto a otorgar un aumento y reabrir la negociación.
“Rechazamos el pago del aguinaldo en cuotas. Además, venimos con un problema en la paritaria: nos pidieron un cuarto intermedio”, dijo ayer Rodríguez a El Destape. El número tres de la CGT añadió: “Comprendemos la situación, pero los trabajadores son a los que más hay que proteger. Que recorte en otro lado”.
Rodríguez buscó ayer aval en la CGT para reforzar su reclamo. El consejo directivo cegetista evaluó de manera virtual los coletazos de la crisis. Preocupan el freno de las paritarias, la caída del empleo y la posibilidad de que actividades del sector privado también recurran al pago del aguinaldo en cuotas, según comentaron fuentes sindicales a la nación.
Hugo Godoy, jefe de ATE, fijó la postura del gremio en una carta al Presidente. Integrante de la CTA Autónoma y crítico de la gestión cegetista, Godoy cuestionó el gobierno de Mauricio Macri, al que le atribuyó un caída del 37% del poder adquisitivo de los salarios estatales y35.000 despidos. En un intento de hacer equilibrio en su alineamiento con el kirchnerismo, valoró el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el intento de avanzar con el impuesto a las grandes fortunas, aunque exigió una reunión para discutir condiciones laborales y salariales en el Estado.
En el país hay unos 3.000.000 de trabajadores públicos. Pero unos 700.000 dependen de la Nación, donde UPCN tiene mayor peso en las áreas jerárquicas y ATE en las bases. En el sector está latente la posibilidad de una poda de sueldos y cargos, lo que reflotó una disputa interna. ATE, que suele objetar los acuerdos sellados entre UPCN y la Casa Rosada, se desmarcó rápidamente del pacto entre la CGT y UIA y advirtió que no avalará las rebajas. Rodríguez, de UPCN, firmó el acuerdo con los industriales.
En ATE aseguraron que entre un 60% y un 70% de los empleados públicos están hoy activos de manera remota por el aislamiento obligatorio. En UPCN manejan cifras similares. El oficialismo, con el aval del Ministerio de Trabajo, apura un proyecto de ley para avanzar en la regulación del teletrabajo después de varios planteos. Uno de ellos fue de ATE, donde algunos califican esta práctica como “trabajo a domicilio”, ya que los empleados utilizan material propio y tampoco hay aún legislación vigente.
La iniciativa para regular el teletrabajo tuvo el aval de las tres centrales obreras, la CGT y las dos vertientes de la CTA, aunque con reparos: piden que sea opcional y que se conserven los mismos derechos que el empleado que asiste de manera presencial.