Se achica cada vez más la distancia entre el salario promedio en blanco y la línea de la pobreza

Clarin.com – Nota
Link
Por el incremento de los precios de los alimentos y de los gastos básicos muy por encima de los aumentos salariales se fue achicando la distancia entre los ingresos de los trabajadores registrados y la línea de pobreza. Y por las reducciones salariales que se aplicaron a partir de la cuarentena mientras los precios de los alimentos siguen hacia arriba, cada vez más los ingresos de los trabajadores, incluidos los que están “en blanco”, pasarán a engrosar el contingente de familias pobres ​.
Según los datos del INDEC ​, entre abril de 2016 –cuando el organismo retomó la difusión de los cuestionados índices de precios durante la gestión kirchnerista- y marzo de este año, la canasta de pobreza aumentó un 270,9%, mientras el salario formal promedio subió un 221,5%. Representa una caída del poder de compra salarial del 13,3% en relación a los bienes y servicios que componen la canasta básica.
Recibir newsletter
En consecuencia, en abril de 2016, en promedio, el salario formal bruto – antes de los descuentos de jubilación y salud- era de $ 17.691,21 y aventajaba en un 56,3% al costo de la canasta familiar de pobreza valuado en $ 11.320,71.
En marzo de este año, esa distancia se redujo al 35,4% porque el salario promedio formal fue de $ 56.872,86 y la canasta familiar de pobreza ascendió a $ 41.994,86.
Estos datos explican por qué   aumentó la pobreza entre los ocupados y también entre los asalariados formales ocupados.
Los últimos datos de la EPH (Encuesta Permanente de Hogares) del INDEC – cuarto trimestre de 2019 –marcan que el 27,5% de las personas ocupadas que cuentan con ingresos provenientes de sus trabajos son pobres. Equivale a 4.950.000 personas pobres. De ese total, los asalariados pobres son 3,5 millones que se desglosan entre poco más de 2 millones asalariados informales y 1,5 millón los formales.
Entre los 4,7 millones de asalariados informales, la pobreza alcanza al 44,5%.
Estos niveles de pobreza entre los asalariados se explican, entre otras razones, porque la mitad de los que se desempeñan en el sector privado formal – unos 3 millones de trabajadores- ganan menos de $ 45.406, según los datos del Ministerio de Producción y Trabajo de febrero de este año. Con los descuentos de jubilación y salud, el sueldo “en mano” se reduce a menos de $ 37.687 Así, sumando la asignación familiar por hijo, esos ingresos se ubican por debajo del valor de la canasta de pobreza de una familia tipo (matrimonio con 2 hijos menos) que en marzo estaba valuada en $ 41.994,86, sin incluir el costo del alquiler. De aquí se desprende que sin el ingreso del cónyuge, esas familias con empleo formal del jefe de hogar se ubicarían por debajo de la línea de pobreza.