Eco lección de la pandemia

Revista Noticias – Nota – Internacionales – Pag. 96

Lucas Scharer

Políticos de todo el mundo proponen sus recetas para un salvataje con foco ambiental
El Green New Deal (Nuevo Acuerdo Verde) se instaló desde el corazón del capitalismo. Su impulsora es una mujer de raíces latinoamericanas, y la más joven en la historia del parlamento estadounidense: Alexandria Ocasio-Cortez (también conocida por sus iniciales AOC), frecuente blanco de la ironía del presidente Donald Trump en Twitter. El lanzamiento del Green New Deal fue hace poco más de un año atrás, pero hoy vuelve a cobrar fuerza de la mano de Noam Chomsky (91 años), el célebre intelectual de izquierda que acaba de parir la primera Internacional Progresista (IP), una red “progre” que busca una salida a lo que llaman el “capitalismo catástrofe” que queda al desnudo con el impacto mundial de la pandemia Covid-19.“Si no conseguimos un Green New Deal, sucederá una desgracia”, le decía Chomsky, fundador de la lingüística contemporánea, al diario El País.
Orígenes. El Nuevo Acuerdo Verde tiene su origen en el Movimiento Sunrise.
Para Chomsky, ellos fueron los artífices de romper el cerco político e instalar “el Green New Deal en la agenda mundial”. Pero Chomsky les da una cara visible y respetada que les permite abrir la red: en estos días se lanzó la plataforma que reúne al Instituto Sanders (de la familia del ex candidato presidencial Bernie Sanders), el Movimiento por la Democracia en Europa 2025 (DiEM25), y referentes políticos del hemisferio sur, India, África y Latinoamérica. Y se proponen como un nuevo orden progresista frente al neoliberalismo destructivo de Trump y Jair Bolsonaro, entre otros muchos demonios.
“Creo que es muy importante para los demócratas que hagan presión por su Nuevo Acuerdo Verde. Sería fantástico para la llamada ‘huella de carbono’ eliminar permanentemente todos los aviones, autos, vacas, petróleo, gasolina y el ejército, incluso aunque ningún otro país haga lo mismo. ¡Brillante!”, se burló el año pasado el presidente estadounidense en respuesta a Ocasio y Sanders.
Hoy ellos festejan que sus objetivos se hicieron realidad con la cuarentena, y que su impacto ecológico es visible.
El parate mundial que produjo la cuarentena global fue tan fuerte que incluso la cotización estadounidense del petróleo llegó a la paradójica cifra de -37,63 dólares. Los economistas, empresarios e intelectuales de diversas miradas ideológicas coinciden en que la actual crisis financiera superará al crack del año 1929, y que como en aquellos tiempos, el salvataje sólo será posible con plan estatal de gran escala. Aunque en este caso, con mirada ambiental, porque la gran crisis financiera está enlazada al calentamiento global, dicen.
Modelo. El New Deal impulsado por el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt, aconsejado por el joven economista John M.
Keynes, logró encender el motor del crecimiento de la población, con control del sector financiero y otras áreas estratégicas, combinado con una redistribución de la riqueza y nuevos derechos laborales, que significaron un aumento de los salarios reales. “A lo cual se sumó una disminución de la jornada de trabajo del 45%: desde las 72 horas semanales de fines del siglo XIX y principios del XX, a las 40 horas que finalmente se impondrían en la posguerra”, explica a NOTICIAS el sociólogo y referente ambiental, Juan Pablo Olsson.
Las bases del Green New Deal ya están en discusión con mesa –online– de notables: la escritora canadiense Naomi Klein, al economista griego Yannis Varoufakis, la premier islandés Katrín Jakobsdóttir, la veterana luchadora social india Aruna Roy, y Vanessa Nakate, considerada la Greta Thunberg de África. El Cuidado del agua y una nueva matriz energética están al tope de las prioridades. En el Río de la Plata, el aliado célebre es el ex presidente uruguayo José “Pepe” Mujica, que en 2019 filmó con Chomsky un documental para la BBC. Y en Argentina el Green New Deal lo reivindican los ministros de Producción, Matías Kulfas, y de Medio Ambiente, Juan Cabandié.
“Vamos a generar cadenas productivas en recursos naturales que sean no extractivas sino inclusivas e incorporar la agenda de la industrialización verde, nuestro Green New Deal”, prometió Kulfas en enero, meses antes de la explosión del Covid-19.