Con caída récord al inicio de la cuarentena, la UIA alerta por el futuro de las fábricas

BAE – Nota – Economía y Finanzas – Pag. 4
Ariel Maciel

El informe de marzo mostró una retracción del 13,9% Cortó la leve recuperación, con baja de 16,8%
La Unión Industrial Argentina confirmó un derrumbe histórico en marzo, cuando apenas se habían implementado diez días de la cuarentena obligatoria, y pronostica una contracción feroz para abril, cuando la imposibilidad de circular se endureció al extremo.
Con ese escenario, la entidad fabril alertó que las empresas se enfrentarán a serias dificultades en materia de financiamiento y sostenibilidad.
El informe del CEU mostró que las medidas sanitarias contra el coronavirus tuvieron un “fuerte impacto en el entramado productivo industrial, justo cuando comenzaba a mostrar ciertos atisbos de mejora”.
“En marzo, la actividad industrial registró una fuerte caída de -13,9% interanual y de -16,8% mensual en la medición desestacionalizada.
Se trata de la mayor caída mensual de la serie (que comienza en 1995) y la producción fue la más baja desde diciembre 2004. Así, en el primer trimestre del año se acumuló una baja de -4,9% respecto a igual período de 2019. Los datos preliminares de abril muestran un impacto aún mayor en la producción industrial”, enfatizó la UIA.
El desempeño de marzo se explicó por la “contracción en sectores que arrastraban situaciones complicadas, como son la producción de minerales no metálicos, la industria automotriz, la metalmecánica y la textil”. En tanto que el resto de los sectores presentó caídas más moderadas.
Con relación a los datos de empleo, el sondeo sostuvo que había “un delicado panorama laboral previo al avance de la pandemia” y pronosticó que “las mejoras relativas que se estaban observando en la actividad industrial se verán fuertemente afectadas por el nuevo contexto”. “Las empresas atraviesan además serios problemas en materia financiera y pocas perspectivas de recuperación en el marco de una aguda crisis internacional”, apuntó la UIA.
Uno de los fuertes impactos estuvo en el comercio exterior, en donde las exportaciones de manufacturas de origen industrial (MOI) se contrajeron 20,5% interanual. Las caídas más pronunciadas fueron en los rubros material de transporte terrestre (-36,9%), y máquinas, aparatos y material eléctrico (-38,7%).
“Sin las exportaciones de productos químicos y conexos (+20,3%, explicada principalmente por biodiésel), la caída de las MOI habría sido -28,2%.
Por su parte, las dirigidas hacia Brasil cayeron -30,4%, lo que se explica por la menor exportación de vehículos (-34,4%). Los primeros datos de abril muestran un mayor deterioro: las exportaciones a Brasil cayeron 40,6%; el valor más bajo para un mes de abril desde 2004”, alertó la entidad.