Los supermercados chinos denuncian el “calamitoso” aumento del azúcar y el faltante de productos durante la cuarentena

Elintransigente.com – Nota
Link
Yolanda Durán, representante del sector, explicó cómo viven estos comercios la pandemia de coronavirus.
La presidenta de la Cámara de Supermercados Chinos, Yolanda Durán, explicó esta mañana cuál es el impacto de la cuarentena en los comercios de su sector. En una entrevista para El Intransigente, describió las medidas que está tomando su rubro para prevenir contagios de coronavirus. La dirigente empresarial también cuestionó el “calamitoso” aumento del azúcar y la escasa rotación de productos.
En plena vigencia del aislamiento obligatorio, los supermercados chinos continúan operando, ya que figuran dentro de los servicios esenciales. Consultada sobre cómo son las operaciones diarias, Durán confesó: “La estamos pasado más o menos porque no estamos recibiendo algunos productos”. “Hay poca rotación”, remarcó. Los insumos más afectados son la leche, el yogur y la harina, según explicó.
El caso del azúcar merece un análisis aparte, ya que su menor presencia en las góndolas se debe a “una diferencia tremenda de precios”. “No puede ser que haya aumentado casi un 30%, es una locura”, cuestionó la dirigente. “Tenemos una disminución tremenda porque hay lugares en los que la estamos comprando casi a $60 el kilo”, explicó. Ante esta situación, reclamó la intervención de la secretaria de Comercio Interior, Paula Español. “Hay que pedirles una explicación a los mayoristas”, exigió.
La titular de la Cámara de Supermercados Chinos informó que los comercios de su rubro establecieron un horario exclusivo para adultos mayores y embarazadas. La franja de atención fijada para ambos sectores de la población es de 08.00 a 09.30. El resto del día, los locales permanecen abiertos al público general. El horario de mayor concentración de personas, según Durán, es a las 11.00.
Otras precauciones que han tomado estos súper es limpiar permanentemente las superficie. “Ponemos algunos acrílicos en la línea de cajas o un plástico transparente para no tener contacto con el cliente”, explicó la dirigente. Además, los empleados utilizan guantes y barbijos por protección personal. Por otra parte, se ha implementado el servicio de entregas a domicilio.
Pese a todas estas precauciones, muchos comerciantes han decidido cerrar sus puertas por miedo a contagiar a sus familias. “Nosotros estamos en una zona de riesgo porque estamos continuamente con el cliente”, remarcó la empresaria. Con respecto a este tema, remarcó que “los clientes a veces no entienden que tienen que aguardar distancia para entrar al supermercado”.