Las estaciones de servicio en crisis fueron en busca de auxilio del Gobierno

Clarín – Nota – El País – Pag. 20

Natalia Muscatelli

Le llevaron 15 reclamos. Hubo quejas por la caída de ventas, sus márgenes y lo que les cobran las tarjetas.
En el marco del congelamiento de precios de los combustibles previsto hasta fin de mes, las cámaras que agrupan a los dueños de las estaciones de servicio se reunieron ayer con funcionarios de la Secretaría de Energía para plantear medidas para transitar la coyuntura y mitigar el deterioro en el negocio de los surtidores.
Con este objetivo fueron recibidas en el despacho del subsecretario de Hidrocarburos, Juan José Carbajales, los representantes de distintas cámaras del país: FECRA, CECHA, FAENI (de Santa Fe) y AMENA, de Cuyo.
Los empresarios fueron con un listado de 15 puntos que pidieron ser considerados por el Gobierno. Básicamente, los reclamos se centraron en las dificultades del sector para cumplir con los acuerdos de las paritarias que superaron la inflación, el acceso a líneas de créditos blandos para las pymes y una disminución en las comisiones que les cobran las tarjetas de crédito.
Los estacioneros aseguran que del 10% de comisión que perciben por la compra del combustible a la petrolera, sólo les queda entre 2,5% y 3% de rentabilidad luego de descontar los gastos. Entre otros, de las tarjetas de crédito que les cobran comisiones 0,9% con débito y 1,2% con crédito.
Según fuentes de la secretaría que conduce Matías Kulfas no se habló sobre el congelamiento de los precios de los combustibles. Si bien, históricamente, las estaciones de servicio siempre coincidieron en la política de ajustar los precios determinadas por las petroleras. Tal vez por eso, el subsecretario del área aprovechó para recordarles el contexto macro económico que atraviesa el país.
Gabriel Bornoroni, el presidente de CECHA, contó que la reunión “fue muy positiva”. “Sobre los 15 puntos que llevamos, nos pidieron que empecemos a trabajar uno por uno y nos ofrecieron colaboración para llevarlos adelante”, dijo.
Otro tema que preocupa al sector es la caída del consumo de las naftas que, en 2019, promedió el 1,67 %, especialmente por la retracción de la demanda de “premium”.
También FECRA planteó que, a pesar de la decisión del Gobierno de no aumentar los combustibles, el precio final al consumidor de las naftas y del GNC sí se incrementó desde enero en algunos municipios del conurbano bonaerense por la suba en la tasa vial.
En todo el 2019, el gobierno de Mauricio Macri autorizó diez aumentos en los precios de las naftas. De esta manera, la suba en todos los combustibles promedió el 41,8%, es decir, 12 puntos por debajo de la inflación.
Por eso tanto petroleras como estacioneros piensan que el precio de la nafta tiene un retraso de 15%.

Cara a cara. Los estacioneros junto a los funcionarios. Para ellos el precio de la nafta está atrasado 15%.