Alberto logró apoyo de la CGT para contener los reclamos en paritarias

El Cronista Comercial – Nota – Valor Agregado – Pag. 6

Ezequiel Chabay

Alberto Fernández ya conocía el dato de la inflación de enero, que se ubicó en el 2,3%, bastante por debajo de lo que anticipaban las consultoras privadas, cuando recibió ayer en su despacho de la Casa Rosada a Héctor Daer, uno de los miembros de la conducción bicéfala de la CGT y su interlocutor preferido en el ámbito sindical. Durante el almuerzo que ambos compartieron a solas, el Presidente evitó valoraciones sobre el resultado del releva miento efectuado por el Indec, pero se mostró preocupado por el nivel de aumento que registraron los alimentos según la medición del primer mes del año. Por eso volvió a ratificarle a su interlocutor en el encuentro su voluntad de que los salarios le “ganen” a la inflación al culminar el año, aunque también advirtió que ello dependerá de la moderación sindical para plantear sus reclamos de aumentos especialmente en medio del proceso de renegociación de la deuda pública externa al que está abocada de lleno su gestión. “Hace falta que los sindicatos no quieran resolver en seis meses el atraso salarial acumulado estos años”, reclamó el mandatario en una entrevista radial apenas un rato después del almuerzo con Daer.
El pedido de moderación y prudencia fue reconocido por el jefe sindical. “Hay voluntad de trabajar para ir acomodando los salarios de a poco”, indicó Daer en diálogo con El Cronista y sostuvo que el logro de ese objetivo, además del compromiso de los sindicatos, también requiere “responsabilidad” del sector empresario, en ciara referencia a la evolución de los precios. El líder cegetista, quien compartió una charla distendida con el jefe de Estado, a diferencia del clima de tensión que enmarcó la reunión que un día antes Alberto mantuvo con el camionero Hugo Moyano también en la Rosada, tomó distancia del debate sobre la inclusión o nodo la denominada ‘cláusula gatillo’ en los acuerdos de la nueva ronda de paritarias, e insistió en que la heterogeneidad de la situación salarial en las distintas actividades impide pensar en un esquema unívoco de negociación. En ese sentido admitió la posibilidad de que varios gremios avancen en línea con el esquema propuesto desde el Gobierno, que contempla la postergación de la paritaria anual y acordar mientras tanto aumentos de sumas fijas por trimestres para poder palpar la marcha de la inflación y aguardar por la definición de las negociaciones por la deuda. Ese modelo de convenio ya fue sel lado en el caso de la paritaria del sector bancario, ya está bajo análisis en las discusiones en marcha con los gremios docentes y seguramente se colará el mes próximo en las conversaciones en actividades clave como Comercio y Construcción. La paritaria de aceiteros podría cerrarse la semana próxima también bajo el mismo esquema de aumento de suma fija trimestral.
“El Presidente nos pidió una mayor coordinación de esfuerzos y moderación (para avanzar en las negociaciones salariales) y los gremios somos absolutamente responsables en los reclamos porque somos conscientes de la situación que estamos viviendo”, indicó el gremialista en un breve contacto con la prensa al salir de la Casa Rosada. Y se mostró confiado en que la baja de la inflación que se prevé para los próximos meses “va a ayudar mucho en lo que nosotros pretendemos, que es que no se siga erosionando el salario”, subrayó.

$4000 fue el monto de la suma fija decretada por el Gobierno para los trabajadores privados

Alberto: “Hace falta que ¡os sindicatos no quieran resolver en seis meses el atraso salarial acumulado estos años”

El jefe de Estado recibida Daer y compartieron un almuerzo en su despacho de la Casa Rosada