Preocupado por la inflación, el Gobierno pidió moderación en las paritarias

Santiago Dapelo

Preocupado por el impacto de la inflación , el presidente Alberto Fernández pidió ayer moderación a los gremios en las paritarias . En medio de la discusión, el Gobierno oficializaría hoy el aumento remunerativo para los trabajadores privados y estatales, lo que marcará el piso de las negociaciones salariales para este año.
En la Casa Rosada reconocen que el problema de la inflación por ahora no tiene solución y apuestan a que las paritarias no se transformen en un problema adicional. “Hoy por hoy tenemos una inercia muy fuerte del proceso inflacionario y no tenemos muy buenas noticias para dar en esa línea”, admitió ayer el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero .
Así, el ministro coordinador le dio mayor profundidad al pedido que había hecho unas horas antes el jefe del Estado. En ese sentido, en declaraciones radiales, el Presidente les pidió a los sindicatos que no hagan reclamos “desmedidos” para no afectar la economía. Un tiro por elevación sobre todo para el líder de los camioneros, Hugo Moyano , quien presiona para alcanzar un fuerte aumento en su sector.
“Queremos que las paritarias funcionen. Estamos tratando de garantizar un aumento mínimo con el fin de lo que los empresarios no vuelvan a abusarse de los que trabajan. Pero también hay que pedir a los que trabajan que tengan en cuenta la situación. No hagamos pedidos desmedidos, todo repercute sobre la economía”, describió Fernández.
La suma fija remunerativa y a cuenta de futuros aumentos en la paritaria que se oficializaría hoy es parte de las facultades especiales que el gobierno nacional obtuvo con la sanción de la ley de emergencia económica.
Si bien ayer el número del aumento era mantenido en reserva, cerca de los gremios esperaban una suba de entre $6000 y $9000 -posiblemente sea de 7500 pesos en tres tramos: enero, febrero y marzo-, que actuará como base para las negociaciones salariales de 2020. En esto trabajó ayer ultimando los detalles el ministro de Trabajo, Claudio Moroni , que estuvo en contacto durante toda la jornada con Cafiero.
Ayer, los habitantes de la Casa Rosada daban por cerrado un principio de acuerdo entre gremios y las cámaras empresarias, dos actores claves. Es que una de las principales inquietudes de la administración nacional es que el aumento se diluya con aumentos de precios.
La medida servirá para apuntalar los salarios más bajos y modificará temporalmente el esquema tradicional de las paritarias sectoriales, con una suma fija, cuyo monto será el que disponga el Presidente por decreto, y otro ajuste porcentual derivado de la negociación entre los empresarios y los sindicalistas. Siempre con el incremento del decreto como piso.
“Esperamos anunciarlo mañana [por hoy]”, dijo Cafiero en diálogo con Radio con Vos. Y agregó: “Somos parte de un espacio político que tiene una tradición de trabajar con paritarias libres”.
El decreto es parte de plan “verano” que lanzó el Gobierno con el objetivo de inyectar plata en el sistema para reactivar el consumo. En esto también se destacan los bonos que recibieron los jubilados y los beneficiarios de las asignaciones familiares y el congelamiento de las tarifas de servicios y transporte, entre otras medidas.
Ahí también se destaca el relanzamiento del programa de Precios Cuidados. Según Fernández, los precios de los alimentos en los últimos meses subieron sin justificación. “Son aumentos que tienen poca razón de ser en los alimentos, donde el insumo en dólares prácticamente no existe o existe en una mínima proporción. Los empresarios tienen la tendencia a construir inflación y precios solo por expectativas. Temen que pasen cosas y antes aumentan y así estamos”, graficó el Presidente de la Nación.
Fernández busca que la economía se tranquilice, “salir de la zozobra de cuándo va a subir el precio” y aseguró que “es imposible vivir así ni hay causas que lo justifiquen”.
En ese sentido, el Presidente describió como un comportamiento poco común lo que ocurre en la Argentina con los precios. “Si la demanda cae, los precios tienden a bajar pero en la Argentina suben, hay algo que está mal”, explicó.
El Presidente, que hoy despedirá al rompehielos Almirante Irízar, que comienza su campaña antártica, además se mostró “conforme” con el resultado de los primeros 20 días al frente del Poder Ejecutivo.
Y añadió: “Los objetivos que habíamos fijado se van cumpliendo, esta vez el ajuste no lo pagan los sectores más débiles”.
El Presidente también volvió a defender el ajuste de los primeros días. “Si el ajuste es tratar de poner orden en las cuentas públicas, es un ajuste, lo que hay que discutir es quién lo paga”, justificó el mandatario, quien aclaró que los ajustes en la Argentina “históricamente lo pagaron los que menos tienen, los que trabajan, mientras la minería, el petróleo y el campo no pagaban retenciones. No es lo mismo tener un departamento en Caballito o en Miami”.