Los tributos representan el 41% del precio de los alimentos

El peso de los impuestos en una canasta de productos incluidos en el programa Precios Cuidados , relanzado la semana pasada, alcanza al 41% del precio, según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). El cálculo se hizo sumando el impacto de los impuestos IVA, Ingresos Brutos y las tasas municipales de inspección, seguridad e higiene en el costo de esa canasta.
Para el análisis, el instituto distinguió entre tres categorías de alimentos según el IVA que los grava (0%, 10,5% o 21%) y tres tipos de bebidas teniendo en cuenta las distintas alícuotas de impuestos internos (0%, 4% u 8%).
De esta forma, en el caso de un litro de leche de una marca incluida en el acuerdo Precios Cuidados (no paga IVA), el peso de los impuestos es del 26%; en un kilo de harina de trigo (IVA del 10,5%), del 36%, y en una presentación de un litro y medio de aceite de girasol (IVA del 21%), del 42%.
Y en bebidas, en el agua mineral (0% de impuesto interno), el peso de los gravámenes es del 45%; en los jugos (4% de impuesto internos), del 47%, y en gaseosas (8% de impuestos internos), del 48%.
A su vez, tomando una canasta de alimentos y bebidas que representa una compra típica de una familia por un total de $3007,50 (que incluye seis gaseosas, cuatro jugos, ocho aguas minerales, diez leches, cuatro paquetes de harina, dos botellas de aceite, tres paquetes de fideos, seis de arroz, seis paquetes de galletitas y dos frascos de mermelada), un total de $1240,89 corresponden a impuestos, lo que es igual a un 41% del valor total.
En octubre pasado, el presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja, se reunió con el actual ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, por la posibilidad de extender la quita del IVA a otros productos y dijo que la presión fiscal acumulada era de un 50% en bebidas y del 40% sobre alimentos, en ambos casos sumando impuestos nacionales, provinciales y de los municipios.
Además, el empresario había advertido sobre varios problemas, como son los costos logísticos -que triplican los internacionales- las tasas de interés y los costos laborales no salariales.