Exigen a las empresas informar sus planes de importación

Francisco Jueguen

El Ministerio de Desarrollo Productivo pidió proyecciones de las compras al exterior
La Argentina reingresó en una etapa de comercio exterior planificado en detalle y con un control más estricto. En un contexto de falta de dólares y con cierta reminiscencia de lo que sucedía con la administración del comercio que rigió en el país antes de 2015, el gobierno de Alberto Fernández comenzó a pedirles a las empresas que importan bienes e insumos desde el exterior que presenten en un registro sus proyecciones de importaciones para este año.

El pedido empezó a llegar en las últimas horas –según contaron a la nacion en dos entidades empresarias diferentes– a varias compañías y cámaras desde la Dirección Nacional de Gestión Comercial Externa (Dngce). Esa dependencia está bajo la órbita directa del Ministerio de Desarrollo Productivo, que conduce Matías Kulfas, y de la Secretaría de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, que dirige Ariel Schale. Sin embargo, el nuevo registro se cargará desde la AFIP, que conduce Mercedes Marcó del Pont.

“Están pidiendo las proyecciones de importaciones de este año, pero también los datos de años anteriores, aunque esos los tienen”, contaron a la nacion en una cámara empresaria. La idea del Gobierno, especificaron allí, es que desde las cámaras se envíe el instructivo oficial a sus socios. “Es una cosa que incomoda y recuerda a 2015. Esperemos que no produzca faltantes de insumos y problemas con las líneas de producción”, indicaron.

“Es para todas las empresas”, dijeron en el Gobierno a la nacion. Agregaron que “el pedido de información es para preparar un ambicioso esquema de audiencias en el que no falte ningún dato. Es para saber en qué contexto operacional se están dando los negocios y cuál es el flujo de importaciones”, indicaron cerca del encargado de industria y gestión comercial, donde señalaron que el reclamo no tiene por objetivo restringir las compras al exterior. Agregaron además que no se pedirán exportaciones o inversiones para habilitar nuevas importaciones, como lo exigía en su momento Guillermo Moreno.

Hasta el momento, el nuevo registro es independiente del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) –el programa que generó Cambiemos para agilizar el comercio exterior–, pero en las empresas creen que luego será integrado al mismo. El interesado deberá ingresar en la AFIP, completar varios pasos, bajarse y llenar un formulario y volverlo a subir al sistema, según ratificó la nacion con el instructivo al que accedió y que ya circula entre las empresas.

“Con un dólar comercial congelado parece que quieren controlar que no haya empresas haciendo stocks de insumos baratos”, analizaron en varias empresas. Esta información fue ratificada a la nacion por el Gobierno, donde advirtieron que hay entre cinco y siete meses de aprobaciones de importaciones para 2020. Confirmaron que las mantendrán en vigencia.

“Todas las compañías importadoras deberán informar sus proyecciones de importación para el año 2020”, dice la primera página del instructivo, que llegó anteayer a las empresas, y agrega: “La misma deberá realizarse por única vez por empresa o grupo empresario. Este requerimiento no sustituye la presentación de los anexos correspondientes a importaciones con LNA [licencia no automática], que deberán ser presentados tal como se realizaba previamente”.

En el marco de este nuevo pedido de información sobre las importaciones apareció ayer en el Boletín Oficial la decisión que agregó 300 posiciones arancelarias –productos como motos, electrónicos, electrodomésticos y bienes de madera, entre otros– dentro del paraguas de las licencias no automáticas (LNA), lo que dificulta y ralentiza su compra por parte de importadores.

El 87% de las posiciones arancelarias en la Argentina (unas 10.200 en total) ingresan automáticamente, mientras que un 12% tienen LNA. La resolución 1 publicada ayer suma 300 posiciones automáticas a las LNA. Esto quiere decir que el porcentaje de posiciones arancelarias que deberán contar con autorización pasó a 14,8%, dijeron en el Gobierno. “La validez, o vigencia, de la licencia fue reducida de 180 días a 90 días”, agregaron.

Otro punto novedoso autorizado por la cartera de Kulfas es la instrumentación de un formulario que deberá presentar el importador en caso de inconsistencias. El Ministerio de Desarrollo Productivo desactivó el robot informático, que ahora será reemplazado por funcionarios de la Secretaría de Industria en una audiencia que se mantendrá con quien quiera traer mercancías incluidas en las posiciones arancelarias que queden bajo el régimen de licencia no automática.

Antes de 2015, con cepo cambiario y escasez de dólares, quien reclamaba información a las empresas sobre sus compras al exterior y habilitaba o no el acceso a los permisos para poder adquirir luego divisas era Paula Español, entonces secretaria de Comercio Exterior, en el equipo de Augusto Costa.

La primera es hoy secretaria de Comercio Interior y el segundo, ministro de Producción de la provincia de Buenos Aires. Ambos habían sido funcionarios del equipo de Axel Kicillof como ministro de Economía de Cristina Kirchner. Kicillof es hoy gobernador.

Cambio de rumbo en el comercio

En un contexto de falta de divisas, el Gobierno ajustó en las últimas horas su control sobre las importaciones. A través de un nuevo registro les reclama a todas las empresas que necesiten adquirir en el exterior productos finales e insumos para producir sus proyecciones sobre importaciones en 2020. Pero además, incorporó bajo el paraguas de las licencias no automáticas (LNA) unos 300 productos que antes no necesitaban permisos.

Electrónicos

El sector de los electrónicos fue uno de los que fue beneficiado con un mayor control de las importaciones, según los anexos de la resolución 1 publicada ayer en el Boletín Oficial. Durante el kirchnerimo, fue uno de los sectores que floreció bajo la protección de los impuestos internos, los aranceles externos y los beneficios tributarios de la producción en Tierra del Fuego.

Electrodomésticos

Otro de los sectores que tendrá más productos bajo la protección de la licencias no automáticas será el de los electrodomésticos y la línea blanca, cuyos productos suelen venir desde Brasil, Turquía, o algún país asiático como China o Vietnam. Ni las cámaras especializadas ni el Gobierno difundieron la lista de productos que tendrán esta protección desde ayer.

Madera

En los últimos años, el sector maderero no solo sufrió los embates de la recesión y la caída del consumo, sino que además hubo quejas entre los empresarios sobre la apertura de la economía en ese nicho. Entre los anexos de la norma publicada ayer, en el Gobierno confirmaron que varios de los productos que venían del exterior no ingresarán de manera automática al país

Motos

En el Gobierno afirmaron que el rubro de las motos no aparecía dentro del paraguas de las licencias no automáticas. Indicaron además que la idea oficial era “poner de pie ese sector y administrar el flujo de importaciones”. Con esta protección, la idea del oficialismo es revitalizar la producción nacional de motos golpeada por la recesión en la que ingresó la economía.