El Gobierno les debe US$150 millones a diversos organismos internacionales

Alan Soria Guadalupe

La mayor parte del pasivo es con la ONU, donde la Argentina estuvo cerca de perder su voto por la morosidad; Solá diseñó un plan de pagos por deudas de 2017 y 2018
La Argentina tiene deudas impagas por 150 millones de dólares con numerosos organismos internacionales, que ya reclamaron al Gobierno que regularice los pagos.

La ONU, por ejemplo, le reclama al país US$106 millones y hace dos meses advirtió que, si la Argentina no paga, podría perder el voto ante la Asamblea General, una sanción prevista en el reglamento del organismo para los morosos.

El gobierno de Alberto Fernández, a través de la Cancillería a cargo de Felipe Solá, transfirió en diciembre un pago mínimo de esa deuda para esquivar la sanción. Los desembolsos habían comenzado a realizarse en el final de la administración de Mauricio Macri luego de que la ONU enviara una intimación formal a la Argentina.

En el Ministerio de Relaciones Exteriores afirman que el pago de la deuda a la ONU había sido anticipado en la transición, pero el país también adeuda en total US$150 millones a un puñado de organismos internacionales, un monto que estaba fuera del radar.

Según documentos oficiales a los que accedió la nacion, el país todavía no pagó cuotas de membresía de organismos como la Organización

Mundial de la Salud (OMS), el Mercosur, Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Corte Penal Internacional, entre otros.

A fin de año, Solá dispuso una partida excepcional de 40 millones de dólares para comenzar a regular los pagos, mientras queda pendiente la conformación de un cronograma para honrar el resto. En la Cancillería informaron que el dinero provendrá de una tasa proveniente de los aranceles al comercio exterior. El Ministerio de Relaciones Exteriores se hizo cargo de esa área tras el cambio de gobierno. Antes, dependía del Ministerio de Producción.

La Argentina corrió riesgo de perder el voto en las Naciones Unidas si no se terminaba de pagar la deuda. El 4 de octubre del año pasado, tres semanas antes de la elección presidencial, la Secretaría General de la ONU le envió una intimación a Martín García Moritán, el representante argentino ante el organismo, en la que sugirió al Gobierno remitir con toda prontitud la suma de US$106.023.945,71.

De no hacerlo, indicó la entidad, se iba a aplicar lo dispuesto en el artículo 19 de la Carta de las Naciones

Unidas, que establece que “el miembro de las Naciones Unidas que esté en mora en el pago de sus cuotas financieras para los gastos de la organización no tendrá voto en la Asamblea General” si la suma debida supera el valor de las cuotas de los dos años previos.

“Para que su gobierno no deba estar sujeto a las medidas contempladas durante ninguna reunión de la Asamblea General que se celebre en 2020, será necesario que la Organización reciba un pago suficiente para que las sumas en mora sean inferiores al monto especificado”, agrega la carta de la Secretaría General. El mínimo a pagar para evitar la sanción era de US$17.010.730. Más de la mitad de esa suma se terminó de pagar el 16 de diciembre.

La gestión anterior, que aduce las demoras a una redistribución de los gastos propios de la obligación de recortar el presupuesto, había comenzado a pagar ese monto en cuotas a mediados de octubre. No es inusual que los países adeuden los pagos de las cuotas de membresía de organismos internacionales y la Argentina no es el único Estado moroso. Estados Unidos, por ejemplo, tiene una deuda con la ONU de US$1000 millones, según un informe reciente de la cadena alemana Deutsche Welle.

En el Gobierno cuestionan la

“sorpresa” que dejó la herencia de la gestión de Jorge Faurie al frente de la Cancillería y afirman que los pagos comenzarán a regularse en las próximas semanas. la nacion intentó sin éxito conocer la versión de Faurie.

Por lo pronto, dicen en el Gobierno, se pagarán deudas acumuladas en 2017 y 2018 a organismos como la OMS (US$2.555.105), la FAO (US$3.062.096,8), la Unesco (US$1.679.051), la Asociación Latinoamericana de Integración (US$1.473.387,15) y la Organización Internacional del Trabajo (US$2.157.567). También se pagará parte de la deuda a ramas del Mercosur, como el Parlasur (US$978.009), el Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos del bloque (US$804.264) y el Instituto Social del Mercosur (US$319.146).

En este primer pago, además, y siempre según fuentes oficiales, la Corte Penal Internacional, que intimó al gobierno argentino en diciembre para que “remita sus contribucioes”, recibirá US$2.070.334,20; la Organización Panamericana de la Salud (OPS), US$1.308.036,00; la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), US$237.276,00, y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), US$229.252,00.