El desafío de las paritarias y los conflictos laborales

Luciano Bugner

L a ardua tarea de desactivar, cual bomba, los conflictos laborales es de Claudio Moroni, ministro de Trabajo. En las últimas horas, él y su equipo recibieron a distintos dirigentes sindicales, entre ellos a la familia Moyano, que insiste con la suba del 33% para los primeros seis meses del año.
Conflictos aéreos, con la empresa Latam a la cabeza, también a la orden del día. Mañana es el turno del petrolero Guillermo Pereyra, quien le puso fecha al “fin de la paz social”.
Alberto Fernández deposita toda la confianza en su funcionario.
“Cuando uno tiene un problema, Moroni es una persona que acerca varias soluciones”, suele repetir el presidente. Estar al frente de la cartera laboral requiere de eso. Y de a poco el traje de ministro va tomando la forma de bombero.
Ayer fue el turno de Camioneros.
Pero como si se tratara de una puerta giratoria, entró y salió.
El gremio liderado por Hugo Moyano insistió con un aumento semestral del 33%, rechazado por las cámaras empresarias. “El reclamo además de justo está dentro de lo que el gobierno nos ratificó en cuanto a paritarias libres”, le expresó a BAE Negocios Pablo Moyano.
El objetivo de Moroni es evitar mayores conflictos. “El gremio tomará todas las medidas que sean necesarias para cuidar cada derecho, el salario y la vida digna de los que ponen el hombro”, advirtieron.
Los aeronáuticos APA y UPSA tienen hoy el vencimiento de la conciliación obligatoria por un conflicto que mantienen con Latam, por la negociación paritaria del año pasado. Los aeronavegantes siguen el mismo proceso, aunque la conciliación les vence en diez días. Gabriel Bellido -dela comisión directiva de AAA- le dijo a “Crónica” que con la empresa “negociamos para atrás en diciembre.
Miramos la inflación y nos acercamos con el número”, pero el mes pasado, con la excusa del plus salarial, no existió el encuentro entre las partes. Y los trascendidos son alarmantes: Latam cerraría la paritaria de manera unilateral.
Negociación por tramos Por su parte, la Unión Tranviarios Automotor tiene su paritaria atada a la cláusula gatillo. Con la inflación de diciembre (3,7%), el sindicato liderado por Roberto Fernández recibirá un total del 19% por el segundo tramo de su negociación anual, que incluye los meses septiembre, octubre, noviembre y diciembre.
“El último tramo va desde enero al 31 de marzo. Tenemos que ver cómo encuadra la suma fija de $4.000 y discutir la diferencia”, destacan desde el gremio.
El escenario lo completa el sindicato de petroleros privados, que busca encontrar una salida a la situación de inestabilidad laboral que amenaza la fuente de trabajo de 1900 operarios la zona de Neuquén. “Queremos dejar en claro que si el día 28, cuando termine la conciliación voluntaria, hay despidos, se terminó la paz social”, explicó Guillermo Pereyra ante La Mañana neuquina.
Mañana será recibido por Claudio Moroni y su par de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.