Carne: frigoríficos ofrecen descuentos en el plan de lucha contra el hambre

Fernando Bertello

Busca que se vendan 1,2 millones de kilos por mes con una rebaja de $100, para los que compran con la tarjeta oficial
El plan llegaría a 200 locales en tres grandes ciudades
Un sector de la industria frigorífica, dedicado en su mayoría al mercado interno, le propuso al Gobierno un mecanismo para que 1,2 millones de kilos de carne vacuna por mes se vendan con un descuento de $100 el kilo a beneficiarios de las tarjetas Alimentar.

La iniciativa, que había anticipado la nacion, se presentó en una reunión con funcionarios del Plan Argentina Contra el Hambre y fue elaborado por la Cámara Argentina de la Industria Frigorífica (Cadif). Esta cámara también debatió la iniciativa con otras entidades sectoriales, como la Unión de la Industria Cárnica Argentina (Única) y la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra).

El programa, al que accedió la nacion, analiza que el plan estatal contra el hambre tiene un presupuesto de $60.000 millones y que, considerando que un 15% se destine a comprar carne, eso originaría una demanda extra del producto por $9000 millones al año.

Luego señala que la cantidad total de carne que con descuento se vuelque a este sistema “será variable en función de la cantidad de operadores que adhieran”.

“Con un grado de adhesión razonable serán no menos de 1.200.000 kilos por mes”, dice el plan del sector privado y precisa que el beneficio que obtendrá cada titular de tarjeta Alimentar será de $100 por kilo. “Esto no es un aporte de carne física, no es una ‘barata’ (carne a menor precio que vendían los frigoríficos durante la gestión de Guillermo Moreno) ni un Carne para Todos (como el programa que existió durante el gobierno de Cristina Kirchner como presidenta). Es un mecanismo que termina materializándose en un descuento a quienes compren carne pagando con tarjeta Alimentar”, dijo una fuente de la industria.

Según una fuente consultada, el programa podría tener un impacto más amplio sobre los sectores vulnerables incluyendo las marcas de salchichas y hamburguesas que ya están en el relanzado Precios Cuidados y sumando ofertas por algunos cortes cárnicos que ya hacen los supermercados, sobre todo cada fin de semana.

El sector de la carne es el primer rubro de la agroindustria que ofrece una alternativa para contribuir con el plan contra el hambre. En plena campaña electoral, varias cámaras y bolsas de cereales de la agroindustria también habían expresado su voluntad de tratar de contribuir en la lucha contra el hambre.

Este plan para la carne se haría en 200 bocas de expendio (se definirían entre el Gran Buenos Aires, el Gran Rosario y el Gran Córdoba) y el descuento se realizaría al momento del pago. Según trascendió, el Gobierno quedó en evaluar el plan. Se espera una nueva reunión esta semana con el equipo de la responsable del Consejo Federal de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz.

Por el sector privado, el Consorcio

ABC, la cámara que nuclea a los frigoríficos exportadores, analizará el programa entre sus socios. En la entidad hay empresarios que tienen dudas sobre la implementación y control del plan y creen que lo más conveniente podría ser algún esquema de entrega directa a supermercados como ya se realizó.

De acuerdo con el último informe de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra), en 2019 el consumo de carne vacuna cayó

9,5% respecto de 2018 y se ubicó en

51,2 kilos por habitante al año. Fue el menor registro de la última década, por la caída del poder adquisitivo de la población, más allá de que en el último tiempo ganaron terreno carnes alternativas como el pollo y el cerdo.

Por el lado de los precios, en 2019 la carne vacuna, siempre según el relevamiento, aumentó en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) un promedio de 63,4% para los distintos cortes. En tanto, el pollo subió 53,1% y la carne de cerdo