Alberto Fernández hizo su debut en el conurbano con una postal antigrieta

Gabriel Sued

Justo después de que Alberto Fernández saludó al intendente Diego Valenzuela con un abrazo efusivo, en el inicio de su visita a una pyme de Tres de Febrero , un empleado de ceremonial de la Casa Rosada se acercó al jefe comunal de Pro , le agradeció la presencia y le indicó que, a partir de ahí, el Presidente continuaría solo. “No, Diego, quedate. Sumate con nosotros a la recorrida”, intervino Fernández.
El gesto terminó de redondear un encuentro pensado, desde las dos veredas, como un símbolo de pacificación política.
Tres semanas después de asumir, el Presidente hizo ayer su primera visita al conurbano bonaerense . Eligió un municipio gobernado por Pro y se encargó de que el intendente participara de la actividad. Valenzuela ya había hecho su parte: hace diez días visitó la Casa Rosada y fue uno de los que mostró mayor disposición al diálogo en la disputa por la reforma impositiva de la provincia de Buenos Aires.
“Siempre la visita de un presidente a nuestro municipio es un hecho positivo. No nos tiene que dividir lo partidario, sino que necesitamos la mayor comunicación y el mayor trabajo en equipo entre los tres niveles de gobierno, en este caso entre la Nación y el municipio. La invitación me parece que es un signo de madurez política”, dijo Valenzuela, después de la recorrida por la planta de Tecnocom , una pyme de Pablo Podestá que fabrica productos de PVC rígido y flexible.
La visita iba a concretarse la semana pasada, pero terminó postergándose por lluvia. Los directivos de la compañía habían acercado su caso ante el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, quien los contactó con el ministro de ProducciónMatías Kulfas. “Estos productos ya se exportan a toda Latinoamérica. Con la ayuda de su gobierno queremos exportar aún más”, le dijo a Fernández el vicepresidente de la compañía, Osvaldo Izraelson, durante la visita.
Reactivar la industria
“Es una gran responsabilidad reactivar la industria nacional. Todos tenemos que entender la importancia de fortalecer la economía real, de los que generan trabajo, de los que producen, y de los que exportan”, respondió el Presidente, acompañado de Vitobello, Kulfas y su vocero, Juan Pablo Biondi.
Antes de partir hacia Pablo Podestá, Fernández pidió a su equipo que se aseguraran que Valenzuela estuviera avisado. El intendente tuvo que irse antes de tiempo del encuentro que los jefes comunales opositores tuvieron con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof . Le mandó un mensaje a la ministra de Gobierno, Teresa García, para disculparse. El intendente de Tres de Febrero fue uno de los que remarcó la necesidad de llegar a un acuerdo para sancionar la reforma.
El encuentro entre Valenzuela y Fernández empezó a gestarse hace diez días, cuando el intendente visitó la Casa Rosada. Lo recibió Julián Leunda, asesor y amigo del Presidente. Después de pedir ayuda para terminar obras de su municipio que quedaron paralizadas en la segunda mitad del año pasado, el intendente planteó la necesidad de ” terminar con la grieta “. En la Casa Rosada le tomaron la palabra.
No fue la primera vez que Fernández y Valenzuela se encontraban en Tres de Febrero. Se vieron el año pasado, en una visita del entonces presidente electo a la universidad local, con el expresidente uruguayo José Mujica. Quedaron en reunirse después del 10 de diciembre. Se conocen desde hace muchos años, cuando Fernández era jefe de Gabinete y Valenzuela, periodista.
“Tres de Febrero tiene el corazón pyme, así que esperamos que las medidas económicas logren la esperada reactivación. Por eso participé con agrado de la visita que hizo el Presidente a Tecnocom, una empresa que representa bien lo industrial que es Tres de Febrero”, dijo Valenzuela. El intendente pasó buena parte de la visita hablando con Kulfas. Le comentó que el municipio está desarrollando un parque industrial en Campo de Mayo. La buena sintonía podría traducirse en ayuda concreta.