Retenciones. El impacto en el sector del proyecto de ley de emergencia

Fernando Bertello

El Gobierno anunció esta semana un paquete de medidas que afectan a los exportadores agropecuarios y a los importadores; estas decisiones marcarán el rumbo de 2020
La asunción de Alberto Fernández como presidente de la Nación llegó con múltiples anuncios en el campo económico, que sorprendió a los exportadores e importadores. El martes 17 de diciembre, Martín Guzmán, flamante ministro de Economía, anunció que dentro del denominado proyecto de Ley de Solidaridad y Emergencia Productiva se prevé otorgar facultades al Poder Ejecutivo para modificar el tope de las retenciones a las exportaciones de determinados productos agropecuarios.

Así, con la suba de las retenciones que el Gobierno busca que avale el Congreso, además del incremento ya dispuesto el sábado pasado, el campo aportará por retenciones en sus principales cultivos US$2000 millones extra. El dato, que toma en cuenta una campaña normal tanto en lo productivo como en el ritmo de comercialización -vale recordar que en la actual campaña, 2019/2020, ya se vendieron unas 40 millones de toneladas por el miedo que había a la suba de los derechos-, surge de un informe que realizó el productor, consultor y exsecretario de Agregado de Valor, Néstor Roulet. El cálculo está hecho con el 33% a la soja y el 15% al trigo y el maíz, que son las alícuotas a las que apunta el Gobierno según el proyecto de ley.

Además de esas tasas, Roulet incluyó un 30% -3 puntos menos que el grano de soja- para la harina y el aceite de soja, subproductos de la oleaginosa. Según el reporte, hasta la semana pasada, antes del incremento al 30% en soja y lo que ahora se espera suba al 33% para el grano, todo el complejo soja iba a aportar US$4925 millones.

Ahora, considerando las alícuotas que el Gobierno quiere para la soja y sus subproductos, se aguarda que el complejo soja contribuya con US$6152 millones, esto es US$1227 millones adicionales.

Los números están sacados proyectando una cosecha de 54 millones de toneladas en soja y exportaciones por 14 millones en poroto y 30 millones de toneladas en harina de soja, entre otros subproductos.

Por el lado del maíz, hasta la semana pasada, con derechos del 6,7% para el cereal se aguardaba una contribución por retenciones de US$398 millones. Vale recordar que el sábado pasado el Gobierno pasó al 12% las retenciones a este cultivo y ahora pretende una tasa del 15%.

Bajo este último escenario, con un 15% de retenciones el Estado recaudaría US$906 millones, US$508 millones extra respecto de la situación previa al incremento de derechos de exportación. Los números están hechos considerando una venta al exterior de 40 millones de toneladas del cereal.

En cuanto al trigo, previo al incremento de los derechos, el cereal iba a acercar al Estado US$250 millones por retenciones. Ahora, si la tasa queda en 15%, saltará a US$569 millones. Se trata de US$319 millones adicionales.

Sumando estos incrementos, el Gobierno recaudaría US$2000 millones más.

En tanto, el Gobierno analiza la implementación de una suba al 3% de la tasa de estadística a las importaciones de bienes terminados y provenientes de fuera del Mercosur. La tasa en cuestión, que estaba en 2,5% desde mayo y hasta el 31 de este mes -y que exceptuaba la importación de bienes de capital e importaciones temporarias-, financia actividades aduaneras vinculadas con la registración y sistematización de la información del comercio exterior.

Como informó la nacion, la administración Fernández busca entonces utilizar estos fondos para relanzar el Banco de Inversión y Comercio Exterior ( BICE), para convertirlo en una banca de inversión fuerte que otorgue créditos blandos a las empresas para financiar proyectos productivos.