El freno del Gobierno al aumento de naftas de YPF confunde al sector petrolero

Sofía Diamante

energía. En la Casa Rosada dicen que los precios no subirán por “tiempo indeterminado”; las empresas interrumpirían inversiones
El presidente Alberto Fernández aprovechó la desprolijidad de anteayer de YPF, de filtrar en los medios un incremento en el precio de las naftas, para acrecentar su capital político. “Paramos el aumento”, les dijo ayer a la mañana a los periodistas acreditados en la Casa Rosada. Para la industria, sin embargo, se trató de una señal confusa, que puede atentar con las ya golpeadas inversiones en el sector petrolero, como sucedió con la producción de gas.

A partir de mañana, debería haber aumentado el impuesto a los combustibles líquidos (ICL) y al dióxido de carbono. Esto es una herencia que quedó de la gestión anterior, ya que se trata de la actualización trimestral que se hace del impuesto sobre la base de la inflación pasada, y que el exsecretario de Energía Gustavo Lopetegui había desdoblado: una parte aumentó a principios de diciembre y restaba una suba del 16%, que impacta entre 2,5% y 3% en el precio del surtidor.

Finalmente el Gobierno decidió postergarlo hasta febrero, si bien todavía falta la publicación en el Boletín Oficial.

Quien negocia estas medidas con Guillermo Nielsen, presidente de YPF, es Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, que tiene a su cargo la Secretaría de Energía. En los últimos días, junto a Presidencia, se había hablado con Nielsen de autorizar un aumento de precios de los combustibles. El presidente de YPF quería subir 10%, pero Alberto Fernández señaló que el alza no superaría el 5%.

En el medio hubo un cortocircuito. Nielsen pensaba que ya tenía la autorización oficial, pero en Presidencia le marcaron públicamente que no era así. No solo eso: agregaron que los combustibles no aumentarán por “tiempo indeterminado”. Las formas podrán traer consecuencias a futuro. Los directores de YPF deberán dar explicaciones al 49% de sus accionistas privados sobre por qué actuaron en contra de los intereses de la compañía.

Esto mismo le sucedió a la anterior dirección de YPF cuando Mauricio Macri ordenó congelar los precios de los combustibles por 90 días. La petrolera con control estatal no lo podía hacer por voluntad propia: necesitaba un regulación que la obligara para defenderse de posibles demandas en la Securities and Exchange Commission (SEC), el ente estadounidense que regula las empresas que cotizan en la bolsa de Nueva York.

Caída de las inversiones

“Actualizar los precios no son temas de directorio, como se dejó trascender, son decisiones operativas de los ejecutivos y el presidente en función de la inflación y el dólar. Mientras sea una decisión transitoria de posponer el aumento, los inversores verán lo que sucedió como una desprolijidad más dentro de la crisis macro de la Argentina. Si esto se traduce en algo permanente, seguramente tenga una implicancia entre los accionistas y en las inversiones en Vaca Muerta”, dijo un analista del sector en off.

La decisión de dar marcha atrás con la suba de precios también llamó la atención en las empresas, ya que la semana pasada el Gobierno le había dado una buena señal a la industria al bajar las retenciones a las exportaciones de hidrocarburos de 12% al 8%. También sorprendió a las provincias petroleras, que fueron convocadas la semana pasada por la Subsecretaría de Hidrocarburos para analizar los desafíos que enfrenta el sector.

En las próximas semanas se espera además que en las sesiones extraordinarias que convocará Alberto Fernández para el verano se trate el proyecto de ley que ideó Nielsen, para “blindar Vaca Muerta” y asegurarles a los inversores que los dólares que entierran en la geología argentina los puedan sacar en el futuro, tal como hizo el gobierno de Cristina Kirchner con las facilidades impositivas que les otorgó a Chevron y a Dow en 2013.

“La industria sigue de cerca el nivel de intervencionismo que habrá”, dijeron en una empresa, que describió como “entendible” la decisión de dar marcha atrás con los aumentos, pero que en el próximo año decidirá si acelera las inversiones que tiene proyectas para el país en petróleo.

Por ahora se espera que las inversiones en el sector para 2020 caigan “de manera estrepitosa”, como dijo un analista, a menos que la macro y los políticos argentinos comiencen a dar más certidumbre a la industria.

Algo de esto se empezó a ver en el informe mensual que presentó la Cámara Argentina del Acero, en el cual muestra que la producción de acero crudo de noviembre fue 6,4% inferior a la de octubre y 21,6% menor que la del mismo mes de 2018. Esto se debe a la caída del segmento de construcción, del sector automotor, de electrodomésticos y el energético. “Continúa la baja actividad en Vaca Muerta a la expectativa de la evolución de las decisiones del nuevo gobierno”, concluyeron.