Cumbre con empresarios y gremios para reforzar la negociación por la deuda

Maia Jastreblansky

Fernández los recibirá hoy en la Casa Rosada; firmarán un compromiso
El Gobierno convocó a centrales gremiales y cámaras empresarias a la Casa Rosada para tomar hoy una primera foto multisectorial y firmar un documento conjunto que contenga el trazo grueso de lo que la gestión de Alberto Fernández denominó “compromiso social solidario”.

La foto de todos los sectores sentados a una misma mesa será un gesto en sí mismo para que el Gobierno exhiba espaldas anchas de cara a la negociación de la deuda con el FMI y los demás acreedores, según coincidieron gremialistas y empresarios en diálogo con la nacion. Marcará, además, un primer mojón para el consejo económico y social que la gestión de Fernández espera institucionalizar.

El secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, cursó ayer las invitaciones a la reunión que encabezará Fernández hoy, a las 16. Fueron convocados a la Casa Rosada la CGT, las dos CTA, la Unión Industrial Argentina (UIA), la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y los movimientos sociales.

El Presidente ya conversó con esos sectores en sucesivas reuniones mano a mano durante sus primeros quince días de gestión. Pero ahora busca tenerlos a todos juntos en la Casa de Gobierno.

Fuentes oficiales no descartaban que a Balcarce 50 se acerquen también representantes de la Mesa de Enlace. Señalaron que Fernández los invitó durante la reunión que mantuvo con las entidades agropecuarias el pasado lunes. El sector fue el primero en manifestarse en contra del rumbo económico que tomó el Gobierno y que se inició con el aumento del 3% en las retenciones.

Gesto

De acuerdo con fuentes oficiales, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, ayer hilvanó un documento bajo el título “pacto social solidario”. Según señalaron algunos de los convocados, se espera que el texto embandere a los distintos sectores detrás la lucha contra el hambre y de la necesidad de que la economía crezca como camino para afrontar la deuda pública. Los dos lemas para justificar la declaración de la emergencia.

Más allá del documento que puedan suscribir, la gestualidad del encuentro servirá de apoyo a las medidas oficiales de cara a la negociación de la deuda con el FMI y los bonistas. “Podremos mostrarle a los acreedores que tenemos el aval de empresarios y sindicatos, que el país está en crisis y que necesitamos plazos y condiciones para negociar”, señaló una fuente oficial al tanto de la reunión.

En la Casa Rosada ayer no descartaban que, con las dos partes sentadas frente a frente, se comiencen a fijar los lineamientos para las negociaciones salariales del año que viene, que deberán ser discutidas sector por sector. Gremialistas y empresarios eran más escépticos en esta materia.

Desde la CGT manifestaron en diálogo con la nacion: “Es un apoyo multisectorial a las políticas de emergencia. Tiene que ver con exhibir el compromiso que asume la Argentina de afrontar los pagos de deuda, pero diciendo que ante esta situación de crisis necesitamos generar desarrollo”.

Un dirigente empresario de una de las cámaras convocadas coincidió: “Es un primer paso para buscar acuerdos básicos que vayan escalonando en el camino a consolidar un consejo económico y social. Hay que articular la deuda social con la necesidad de crecer y las obligaciones en materia de deuda financiera”. Y agregó: “Estas conversaciones ayudan a desinflar las expectativas inflacionarias. Y hacia afuera tienen un doble sentido: decir que la Argentina va a pagar la deuda, pero que primero necesita tener las condiciones para hacerlo”.

Se espera que en los próximos días el Gobierno establezca por decreto la suma fija que recibirán los trabajadores privados a cuenta de las paritarias del año próximo. Se trata de un piso mínimo que podría estar entre los $5000 y los $8000.

Los gremios estatales, en tanto, esperaban discutir en las próximas horas una bonificación especial para su sector. Según fuentes gremiales, el bono podría estar entre los $5000 y los $9000.