Vuelve Peña de la Antártida y publica el decreto de traspaso

Martín Torino

Para ahondar más en las diferencias con Cristina Fernández de Kirchner, la vicepresidenta electa, el Gobierno publicará en los próximos días un decreto que regula la transición presidencial. Esta norma demandará que se entregue a la gestión entrante información detallada y actualizada al 10 de diciembre de las áreas del Poder Ejecutivo: desde las contrataciones de cada ente, la deuda de las empresas públicas hasta el inventario de vehículos de cada sector.
El secretario de Fortalecimiento Institucional, Fernando Sánchez, es quien está detrás de este decreto. El referente de la Coalición Cívica sólo esperaba ayer que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, regrese de su viaje a la Antártida para definir si publicaban la norma la próxima semana.
Una de las razones de esta iniciativa, aunque no lo digan públicamente, es mostrar el contraste entre el paso de mando fallido entre Cristina y Mauricio Macri, en 2015. ” No había registro de las contrataciones de personal, ni de vehículos”, comentó un funcionario.
A largo plazo, en Casa Rosada consideran que estos gestos quedarán en la retina de los ciudadanos que valorarían la “institucionalidad” del gobierno de Macri.
Esto mismo buscará acentuar Juntos por el Cambio a lo largo de la gestión de Alberto Fernández, mostrar contrastes en estas políticas.
El borrador que anda circulando en los ministerios del Gobierno, tal como adelantó Clarín, consta de distintos puntos. Entre ellos, detallar los guarismos, deudas y gastos, de cada organismo actualizado al 10 de diciembre, ya que estos se actualizan trimestralmente. O explicar dónde esta alojada la información o quién es el responsable de cada programa ejecutado.
Por ejemplo, el borrador del decreto indica que publicarán “la nómina de autoridades y personal de la planta permanente y transitoria u otra modalidad de contratación, incluyendo consultores, pasantes y personal contratado en el marco de proyectos financiados por organismos multilaterales, detallando sus respectivas funciones y posición en el escalafón”.
Otro punto será entregar “la ejecución presupuestaria de cada uno de los ministerios, instituciones, empresas y entes y las últimas auditorías realizadas a cada uno de estos”.
Todo esto ocurre en medio de un proceso de transición que tuvo su punto de partida el 28 de octubre, cuando se reunieron Macri y Fernández en Casa Rosada.
Pero con el paso de losdías, esta iniciativa se estancó.
De hecho, en las últimas horas, sumó críticas entre el gobierno saliente y el entrante. Mientras el presidente electo advirtió que revisará los últimos nombramientos de la Casa Rosada, el v i c e j e f e de Gabinete, Andrés Ibarra, respondió que “le sorprende lo mal informado que está” el futuro jefe de Estado.
Otro punto que tensa la cuerda entre ambos espacios es que Fernández asevera públicamente que asumirá con una tasa de pobreza del 40%. “La pobreza no va a llegar al 40% porque congelamos tarifas y tomamos varias medidas para que no aumente después de las PASO, tales como eliminar el IVA de los productos de la canasta básica”, comentaron tanto fuentes de Desarrollo Social como de Producción, los dos sectores que planificaron estas medidas.
Ahora bien, el último informe de Indec marcó que la pobreza es del 35,4%, durante el primer semestre de 2019. Pero la tendencia sería que aumentará durante el segundo semestre. Y este había sido un indicador que Macri había pedido que se use para medir su gestión.