Una relación cruzada por la falta de empatía de sus gobernantes

Natasha Niebieskikwiat

Entre la Argentina y Brasil se da un comercio bilateral que para cada país tiene lecturas y necesidades diferentes.
Brasil es el principal socio comercial de la Argentina, pero nuestro país es el tercer socio de los brasileños y sigue perdiendo importancia: según Ecolatina, Argentina participó en un 6,15 % de las compras brasileñas en octubre de 2018, cuando en octubre de 2019 pasaron a 5,7.
Brasil avanza en la internacionalización de su economía. Y se considera que si bien necesita a su socio argentino, tiene capacidad económica para avanzar por si en su propia agenda comercial, por ejemplo, con los Estados Unidos. Junto al kirchnerismo o sin él, lo que podría romper el bloque con acuerdo paraguayo y uruguayo.
Con una balanza comercial de US$ 28.000 millones, debido más a su crisis, Argentina obtuvo en octubre el mayor superávit del año en la balanza comercial bilateral con Brasil, al alcanzar un saldo favorable de 290 millones de dólares impulsado por un desplome de las importaciones del 32%.
Entre enero y octubre, la Argentina registra un saldo positivo de US$ 665 millones, casi la mitad se explicó por el resultado del último mes. Este monto contrarresta el déficit totalizado en el acumulado enero-octubre de 2018, de US$ 4.160 millones.
Macri y Jaír Bolsonaro no tuvieron una gran amistad pero sí una agenda de concordia y cierta sintonía, que les permitió por ejemplo un nuevo acuerdo automotriz por diez año. La situación actual de crisis con Alberto Fernández, qué tal como publicó Clarin intentan revertir los industriales de Argentina y Brasil es inédita.
Lo principal de la relación con Brasil hoy es Mercosur en sí mismo, reflexionó ante Clarín, Marcelo Elizondo, director de la consultora DNI. Podrá transformarse o estará condenado a su transformación.
Según Elizondo, entre ambos países se dará una inédita falta de simpatía entre los gobernantes, lo que es una completa novedad. También hay divergencia ideológica y diferencias en torno al arancel externo común.
Para completar, el Mercosur está atravesado por problemas del consenso.
Esta semana la Unión Industrial Argentina (UIA) y las principales cámaras sectoriales, entre ellas las de calzado, textiles y juguetes, le pidieron al gobierno de Mauricio Macri que no tome medida alguna para la próxima reunión del Mercosur que implique una rebaja del arancel externo común del bloque.
Desde el Ministerio de ProducciónDante Sica les ha hecho saber a los industriales que no se cerrará ningún acuerdo en este sentido en el encuentro del próximo 5 de diciembre.