Sin señales de puestos en el gabinete, Moyano tensiona con Alberto y la CGT

De Fernández dijo: “La relación no está ni bien ni mal”. Y le advirtió que no aceptará resignar derechos.
El secretario general del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, cuestionó ayer a la cúpula de la CGT por no reclamar un bono de fin de año y le reclamó a la conducción cegetista “que se callen la boca” si creen que “sus salarios son amplios”. También le advirtió a Alberto Fernández que no resignará derechos de sus afiliados: “No lo hemos hecho con ningún Gobierno, ni siquiera con los militares.
El que esté dispuesto a hacerlo que lo haga; nosotros no”.
Moyano hizo estas declaraciones justo en medio de versiones de que no obtendría puestos en el gabinete del futuro gabinete de Fernández.
Según trascendió, impulsaba a un hombre propio para la Secretaría de Transporte. También se dice busca colocar a alguien propio en la Superintendencia de Servicios de Salud.
Y pretendía la Secretaría de Deportes de la Nación para su hijo Facundo Moyano.
En el sindicalismo sostienen que hasta ahora Alberto Fernández no dio ninguna señal de que cumplirá con las aspiraciones del jefe camionero.
Moyano ya tuvo, además, una mala señal: el presidente electo quiere de ministro de Trabajo a Claudio Moroni, alguien que no sería del paladar del ex jefe cegetista.
Su suma algo más. A diferencia de lo que ocurrió en los años del gobierno de Néstor Kirchner y en la primera administración de Cristina, el camionero ahora no sería el interlocutor favorito de la Casa Rosada con el universo sindical. Ese rol ahora lo ocupa Héctor Daer, secretario general de la CGT.
Moyano disparó con munición gruesa ayer contra la conducción cegetista.
“Cada sindicato tiene su paritaria y sabe cómo están sus trabajadores.
Lo que no puede hacer la CGT es plantear que no hace falta un bono para nadie. Eso es un error.
Si ellos creen que sus salarios son amplios, que se callen la boca, pero que no creen un clima con la idea de que nadie está en condiciones de dar un aumento”, señaló Moyano a la radio Futurock..
Camioneros acaba de lograr un bono de fin de año de 20.000 pesos, pagadero en cuotas.
“Ya lo han firmado más del 80 por ciento de las empresas. Lo único que digo es que habría que preguntarles a los trabajadores de cada sindicato si están de acuerdo con lo que decidieron los dirigentes. Te aseguro que no lo están, porque han perdido el poder adquisitivo de forma tremenda.
Al que le falta un plato de comida es al trabajador, no al dirigente. A lo mejor por eso no se preocupan demasiado…”, cuestionó a la CGT “En los momentos difíciles todos tenemos que contribuir y hace mucho que los trabajadores lo vienen haciendo.
Hay gente ganando 20 mil pesos de salario. Sueldos que dan pena…
es doloroso. Nosotros vamos a reclamar lo que corresponda”, agregó.
Consultado acerca de si su postura lo aleja de la CGT, el camionero respondió: “No sé, eso lo verán ellos. Lo que hemos decidido entre todos es apoyar en la medida de lo posible al gobierno electo para ayudarlo a salir.
Pero de ahí a resignar los derechos de los trabajadores hay un camino muy largo. No lo hemos hecho con ningún Gobierno; ni siquiera con los militares. El que esté dispuesto a hacerlo que lo haga; nosotros no”.
Respecto de una eventual renovación en la cúpula de la central, Moyano sugirió que “esa discusión en algún momento se va a tener que dar”, aunque sacó su nombre de los candidatos: “Yo no voy a ser. Estoy más para el PAMI que la CGT”.
Ante la pregunta de si mantiene una comunicación fluida con el presidente electo, admitió que “hace unos días” que no hablan, desde que estuvieron juntos en la CGT.
“La relación no está ni bien ni mal, porque no hablamos. Sí se habla con posibles funcionarios. Pero nosotros siempre estamos del lado del laburante.
Si a alguno no le gusta, lo lamento, pero esa es nuestra función.
No me ponen para que le caiga simpático a alguien. Me dolería si no le gustara lo que hago al trabajador, que es el que me elige y me paga el sueldo.
Esperemos que (Alberto) elija gente responsable, que conozca al transporte”, explicó.
Consultado por su opinión de Claudio Moroni, el líder camionero dijo que no lo conoce. Moyano no fue invitado a la reunión entre un puñado de importantes dirigentes sindicales y Moroni de la semana pasada.
Y cerró, sobre Moroni: “Lo importante es que trabaje para que el trabajador no tenga inconvenientes, no como los que están hasta ahora que se han dedicado de atacar a los gremios que luchamos”.

Espectador. Moyano observa, el pasado 8 de noviembre, el cálido abrazo entre Fernández y Caló.