Rapiboy se expandió a Paraguay y busca negocios fuera del delivery


Tras concretar su planificada expansión a México, Rapiboy anunció su desembarco en un mercado el cual no tenía contemplado en el panorama inicial de 2019: Paraguay. La plataforma cordobesa que nuclea a restaurantes con repartidores comenzó a operar en Asunción desde octubre y para el próximo año no descarta continuar con su conquista internacional en países más cercanos.
A comienzos de este año, la compañía fundada por Francisco Copello, Agustín Achával, Lucio Paone y Alejandro Guzmán intentó levantar u$s 1 millón para financiar su expansión, sin embargo, dado el contexto económico, confiesan, esta cifra resultó un poco ambiciosa.
Terminamos recibiendo un poco menos del monto total. La catástrofe económica se aceleró y la incertidumbre de los inversores respecto de lo que iba a pasar con el país hizo que fueran más conservadores, afirmó Agustín Achával, actual CFO de la plataforma. La inyección, finalmente, corrió por cuenta del Fondo Fiduciario para el Desarrollo del Capital Emprendedor (FONDCE), del Ministerio de Producción. Asimismo, mantuvieron reuniones con el fondo regional Jaguar Ventures.
En agosto comenzó la expedición mexicana, con la apertura de una oficina en la Ciudad de México y la contratación de personal, pero rápidamente se chocaron contra una realidad de consumo diferente. Fue difícil porque fuimos con la visión argentina y con un producto desarrollado para acá, tuvimos que hacer muchas adaptaciones, señala el ejecutivo. Y desarrolla: Allá no tienen horarios tan marcados para el pedido de delivery, hay mucho consumo en la calle y los restaurantes utilizaban mucho a su propio personal, y no a un repartidor, para hacer las entregas.
Rapiboy nació en 2016 con la idea de prestar servicios de cadetería, aunque a los pocos meses decidieron virar el negocio hacia el delivery de comida. A diferencia de Rappi o Glovo, la plataforma intermedia entre los restaurantes y los cadetes, pero no se encarga del pago a los riders, sino que esta corre por cuenta de los locales gastronómicos. A su vez, estos pagan un fee para reservar una cantidad de repartidores para un determinado día y turno. En Argentina opera en Buenos Aires, Santa Fe y Tucumán, así como en su provincia natal.
El plan de lanzarse a Uruguay, a través de una alianza con PedidosYa, se vio aplazado ante el surgimiento de una nueva oportunidad, esta vez en el mercado paraguayo. Surgió por un contacto que recibimos de la plataforma local Mobi. Fue una sorpresa porque no estaba en el roadmap, señala Achával.
A pesar del crecimiento de las aplicaciones de delivery en el mercado local, la startup cordobesa sintió la crisis económica y su impacto en el consumo. Según Achával, si bien la cantidad de envíos creció de 90.000 por mes en 2018 a 150.000 mensuales para noviembre de este año, el consumo promedio de los clientes experimentó una caída interanual del 40%. A esto se le suma una guerra de plataformas por ver quién se queda con los repartidores y los restaurantes, aclaró.
Para el próximo año no buscarán financiamiento, sino que apuntarán a crecer en los mercados en los que ya operan. Sobre la posibilidad de que, con el cambio de Gobierno, llegue una regulación a las plataformas de delivery, Achával manifestó: Hay que regularlo pero no de una manera que sea peligroso para las empresas. Sabemos que pueden cambiar las reglas del juego, sin embargo, fue tan contundente el ingreso de estas plataformas que no va a poder obviarse este tipo de servicio.
Por otro lado, la compañía también busca diversificar su portfolio de productos y se encuentra trabajando para desarrollar un software de gestión para restaurantes. Estamos en proceso de lanzar un sistema para unificar lo que tiene que ver con los pedidos que reciben los locales por parte de las distintas aplicaciones y también darles inteligencia comercial para que aumenten sus ventas a partir de la información de los pedidos, destacó el emprendedor.