Prevén que la caída del consumo masivo continúe durante el próximo año

Alfredo Sainz

Los pronósticos de los especialistas van de una baja de 5% a 1%, que representa, igualmente, una recuperación respecto de este año; las marcas líderes son las más golpeadas
La recuperación del consumo que impulsará el nuevo gobierno no será inmediata y, más allá de una leve reactivación que podrían mostrar las góndolas en los próximos meses, seguirá cayendo en 2020. Esta fue la conclusión de los analistas que presentaron sus proyecciones de ventas de la canasta básica para lo que resta de 2019 y 2020.
Los pronósticos sobre la evolución del consumo para el primer año de Alberto Fernández van desde una caída del 5% -es decir, apenas un poco mejor que la baja de 7% con que cerrará 2019- hasta un descenso en torno de 1%. Las proyecciones igualmente muestran un alto nivel de volatilidad y también se alzan voces que sostienen que si se alinean todos los planetas (dólar contenido, desaceleración de la inflación y recuperación del poder de compra de los salarios), 2020 podría terminar con una suba del 1,5% en las ventas de alimentos, bebidas, tocador y limpieza.
De acuerdo con la proyección de la consultora Kantar, el consumo en 2020 podría cerrar con una baja de 3,3%, aunque con una desaceleración de la caída a lo largo del año. De esta manera, el primer cuatrimestre terminaría con un descenso de 5% en las ventas, mientras que para fines de 2020 la baja se iría recortando hasta el 2%. “Estamos frente a una nueva normalidad del consumo, que ya lleva muchos meses en baja, lo que se tradujo en un consumidor que modifica sus hábitos de compra y que se encuentra atravesado por tensiones diferentes, como la inclusión, la conveniencia y las compras por recompensa”, explicó Daniel Mamone, director de Kantar Worldpanel.
El ejecutivo destacó que el consumo masivo se encuentra en el nivel más bajo de la década y que no hay señales de una recuperación de corto plazo, pero a la vez precisó que en un contexto de caída también hay espacio para experiencias exitosas. “Las marcas locales están ganando participación por sobre las líderes a nivel nacional”, destacó Mamone.
La idea de que lo peor no pasó es compartida por la consultora Scentia, que espera que 2019 cierre con un derrumbe de 7% en las ventas -con lo cual el gobierno de Mauricio Macri completará cuatro años seguidos con números en rojo-, mientras que para 2020 trabaja con dos escenarios. El primero (y más realista) indica que la baja del consumo durante el año próximo se recortará al 4,8%. En el segundo escenario, con un contexto macro favorable en materia de dólar, inflación y salarios, las ventas podrían mostrar una evolución de entre -1% y 1,5% positivo.
“Los números del consumo se explican porque el 91% de los argentinos ganan en forma individual menos de 16.000 pesos mensuales, lo que se traduce en un consumo mucho más empobrecido. Hoy el 54% de los productos por unidad que se venden en los supermercados tienen precios inferiores a los 50 pesos”, precisó Osvaldo del Río, director de Scentia.
Rumores En Nielsen también precisan que dentro del consumo masivo hay ganadores y perdedores. “En todas las categorías las que más caen son las marcas líderes, mientras que las marcas B y las marcas propias están ganando terreno. Algo parecido sucede con los supermercados y los mayoristas, que a fuerza de promociones están sobrellevando mejor la crisis que los pequeños autoservicios y los negocios tradicionales”, señaló Javier González, director de la consultora Nielsen, que proyectó un 2019 con resultados realmente preocupantes.
En promedio, el consumo masivo está cerrando el último año del ma- crismo con un derrumbe del 13,9% en el volumen de ventas y con algunos rubros con caídas aún más pronunciadas, como en los casos de artículos de tocador (-15,2%) y productos de limpieza (-14,1%).
Los números sobre la evolución del consumo fueron presentados en el marco de la cumbre anual organizada por la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) y que en principio iba a contar con la presencia de Emmanuel Álvarez Agis. A último momento, el economista se excusó por un tema de salud, aunque en los pasillos de La Rural la ausencia de Álvarez Agis alimentó los rumores de que el exfuncionario de Axel Kicillof podría ocupar la estratégica Secretaría de Comercio en el próximo gobierno de Alberto Fernández. “No me extrañaría que no se haya querido mostrar para no quedar pegado públicamente en un evento de los supermercados días antes de asumir un cargo en el Gobierno”, señaló un hombre del sector.

Federico Braun; Dolores Fernández Lobbe; Joaquín Santa Coloma y Daniel Padin

CÓMO SERÁ LA TARJETA SOCIAL DEL PRÓXIMO GOBIERNO Daniel Arroyo, diputado nacional y futuro ministro de Desarrollo Social en el gobierno de Alberto Fernández a partir del 10 de diciembre, adelantó algunas precisiones de cómo será la nueva tarjeta social para combatir el hambre, que lanzará el próximo gobierno.
En la cumbre anual de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), que se realizó ayer en la Rural, Arroyo precisó que el nuevo instrumento reemplazará al plan de IVA 0% páralos alimentos básicos que lanzó el gobierno de Mauricio Macri y que finaliza el próximo 31 de diciembre.
La nueva tarjeta será lanzada en asociación con un banco público (seguramente será el Banco Nación) e incluirá una suma fija mensual que solo podrá ser destinada a la compra de alimentos. Por el momento no fue revelada la cifra, aunque en los pasillos de la Rural se mencionaba un monto de entre 4000 y 5000 pesos mensuales.
El nuevo programa mantendrá la alícuota del IVA en cero para las categorías más saludables -que tampoco fueron precisadas-, aunque este beneficio estará limitado a los usuarios de la tarjeta.
El beneficio estará focalizado en las jefas de hogar con hijos y solo se extenderá a los varones en los casos en que se compruebe que en la casa no hay una presencia femenina adulta. La tarjeta se podrá utilizar en todo tipo de comercios y para la compra de todo tipo de alimentos y bebidas, con la única excepción de las bebidas alcohólicas.