Petroleros de Vaca Muerta anunciaron un paro de 24 horas por 600 despidos


Los petroleros privados de Neuquén anunciaron este miércoles un paro de 24 horas en Vaca Muerta  debido al despido de 600 trabajadores , que se sumaron a los 1700 suspendidos, según informó el secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra.
La medida de fuerza se extendería hasta las 12 del jueves, aunque pocas horas después del anuncio, el Gobierno, a través del ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, dictó la conciliación obligatoria durante los próximos 15 días.
Recibir newsletter
“Veníamos trabajando muy bien y a partir del decreto 566 que congela el precio del petróleo algunas inversiones no llegaron, se empezaron a paralizar equipos, tenemos 12, 13 equipos de perforación parados, tenemos 1.700 compañeros suspendidos y hoy han salido 600 telegramas de despido”, dijo Pereyra en declaraciones radiales.
Añadió que el paro se decidió luego de que “los compañeros se presentaron hoy a tomar su trabajo en el horario habitual y no los dejaron entrar a las empresas”.
“Ayer enviamos una nota al Ministerio de Trabajo de la Nación para advertir que había trascendido que habría despidos en las próximas horas”, indicó.
Pereyra señaló que la “actitud provocativa” de las empresas multinacionales genera que “se rompa el acuerdo de paz social” y advirtió que “el Ministerio de Trabajo no lo puede solucionar con una simple conciliación obligatoria “.
También cuestionó “el reiterado incumplimiento empresario de los acuerdos firmados”, y reiteró que “los trabajadores afrontan una situación desesperada ante el anuncio patronal de producir al menos 600 despidos, que se suman a las suspensiones en agosto”.
“Con argumentos ridículos y espurios, más vinculados a la política nacional y a sus medidas erráticas que al desempeño de los trabajadores, las cámaras hidrocarburíferas procuran que los más débiles paguen lo que deberían resolver en otro ámbito”, afirmó.
Pereyra sostuvo que los trabajadores siempre buscaron garantizar “la paz social” desde la firma de la adenda al convenio colectivo en 2017 y priorizaron también “las fuentes de empleo y la producción”.
“El crecimiento del país y de la industria hidrocarburífera requiere del esfuerzo colectivo, pero no de los más débiles siempre. Parece que la solidaridad y el sacrificio son para las empresas palabras floridas para los discursos. El gremio no permitirá que quienes menos tienen paguen los platos rotos”, aseguró.
Y exigió “la inmediata convocatoria de la Mesa de Vaca Muerta (comisión Especial de Interpretación y Resolución de Conflictos), prevista en el artículo 33 del convenio colectivo de trabajo”.