Mercosur: empresarios presionan para que no se bajen los aranceles

Natasha Niebieskikwiat

En una sucesión de hechos, la Unión Industrial Argentina y las principales cámaras sectoriales, entre ellas las de calzado, textiles y juguetes, le pidieron al gobierno de Mauricio Macri que no tome medida alguna para la próxima reunión del Mercosur que implique una rebaja del arancel externo común del bloque. Desde el Ministerio de ProducciónDante Sica les ha hecho saber que no se cerrará ningún acuerdo en este sentido en el encuentro del próximo 5 de diciembre.
La reunión de presidentes del Mercosur será en Bento Goncalves, en Rio Grande do Sul, y fue preparada especialmente así por Jair Bolsonaro para despedir a su aliado argentino y evitar que estuviera el electo Alberto Fernández.
Tanto la UIA como sus contrapartes de Brasil, la CNI y la FIESP están reclamando también el fin de la escalada personal entre Fernández y Bolsonaro. El mandatario brasileño muestra fuerte reticencias al kirchnerismo.
Y este lunes, su canciller Ernesto Araujo dijo que la Argentina mostraba “una visión profunda que va contra los postulados básicos del Mercosur, y volvió a lanzar amenazas con que Brasil se puede ir si su vecino cierra la economía.
Pero los empresarios del bloque tienen otras preocupaciones. Contrarias a las aspiraciones aperturista de Bolsonaro, las entidades regionales iniciaron una embestida contra la baja del arancel externo común.
Aún sin interlocutores en el gobierno del presidente electo, las cámaras sectoriales enviaron sus pedidos al Ministerio de Producción y a la Cancillería.
Reclamaron que se abstuvieran de tomar cualquier decisión que vaya en sentido contrario a sus reclamos a cinco días del recambio de Gobierno -será el 10 de diciembre-. Pidieron que no comprometieran al gobierno de Fernández a continuar o derogar una decisión. “No hay manera de consensuar un horizonte ante el próximo gobierno, con lo cual la preocupación es cierta”, señaló a su vez un alto dirigente industrial que aseguró no tener contactos aún con un interlocutor válido en el gobierno entrante. Igualmente, Miguel Acevedo, titular de la UIA, sí buscó un acercamiento al nuevo gobierno tras mostrar sus diferencias con Macri.
La UIA envió una carta al gobierno saliente con la misma posición de las cámaras de comercio. Y aseguran que los industriales de Brasil coinciden con ellos en esta misma posición, que no sería contraria a la apertura sino gradualista y consensuada.
Pero para Alberto Fernández se le hará dificil no marchar con Bolsonaro.
Había sido el viceministro de Economía para el Comercio Exterior del Brasil, Marcos Troyjo, el que, en una entrevista con Clarín blanqueó que buscaban reducir el arancel externo común (AEC) del Mercosur del promedio actual del 14% al 5 ó 6%.
Troyjo es, como Bolsonaro, partidario además de una liberalización del mercado automotor dentro del bloque sudamericano cuando entre en vigor el acuerdo comercial con la Unión Europea (UE). A diferencia de la UE, el Mercosur fue “directamente a una unión aduanera. Es natural que eso haya generado distorsiones.
Una de ellas es un AEC, que se convirtió en un instrumento de aislamiento y no en una herramienta de integración. Trabajamos con nuestros socios del bloque para modernizar al AEC”, señaló a Clarín.
Macri viajará a Bento con Faurie, Sica, con el secretario de Relaciones Económicas de la Cancillería, Horacio Reyser y con la secretaria de Comercio Exterior, Marisa Bircher.