La economía volvió a caer, y se contrajo 2,1% en septiembre

El Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) mostró un nuevo retroceso en septiembre, con una caída de 2,1 % en comparación con el mismo mes del año anterior y un descenso de 1,6 % respecto a agosto último.
Así, según los datos difundidos ayer por el INDEC, la economía acumula dos meses consecutivos en números negativos, tras la fuerte caída de 3,8% registrada en agosto que cortó el tibio repunte exhibido en mayo, junio y julio.
En tanto, en los primeros nueve meses del año, la contracción alcanza el 2,3 % y suma hasta entonces cinco trimestres consecutivos en retroceso.
Para el Gobierno nacional, el 2019 cerrará con una caída económica de 2,6 %, aunque hay pronósticos más adversos, como el del Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevé una baja del 3,1 % para este año, mientras que los economistas privados que mes a mes consulta el Banco Central calculan un descenso de 3 %.
De acuerdo al informe oficial, las actividades que más cayeron en septiembre en términos interanuales fueron la pesca (-44,2 %), la intermediación financiera (-14,6 %), la construcción (-6,5 %), el comercio (-5,2 %) y la industria manufacturera (-5 %).
Por el contrario, los únicos sectores de relevancia económica que mostraron mejoras respecto a igual mes de 2018 fueron la agricultura y la ganadería (11,8 %) y la explotación de minas y canteras (2,2 %).
La actividad económica en septiembre se vio impactada por los efectos negativos en todos los sectores de las severas turbulencias financieras desatadas a mediados de agosto, tras el triunfo de Alberto Fernández en las PASO.
Los sobresaltos financieros, en particular la fuerte subida del valor del dólar, tuvieron impacto directo en la inflación, que dio un salto del 5,9 % en septiembre, y profundizaron la recesión.
El EMAE había experimentado un crecimiento durante casi todo el 2017 (menos febrero) y siguió con racha positiva entre enero y abril de 2018.
Desde entonces, todo fue en caída.
La caída de septiembre es menor a la de noviembre y diciembre de 2018, cuando la variación interanual negativa fue de entre 7% y 7,2%.
Entre las actividades, construcción tuvo variaciones interanuales positivas entre marzo de 2017 y julio de 2018. Desde esa fecha, comenzó a retroceder todos los meses.
Agricultura y ganadería fue uno de los segmentos que mantuvo parejo el crecimiento: subió desde febrero de 2017 hasta septiembre de 2019. Sin embargo, atravesó un período en caída durante cinco meses de 2018 (entre marzo y julio), que se explicaría en la sequía que complicó al sector y generó menos actividad, al tiempo que también modificó el ingreso de divisas por exportaciones. Fue, por la comparación con los meses de sequía, que el agro mostró crecimientos por arriba del promedio durante este invierno: escaló 40,6% en abril, 49,9% en mayo, 46,3% en junio y un 20,2% en julio.