La actividad económica volvió a caer en septiembre: -2,1%

Es la segunda baja consecutiva, por la devaluación del 25% de agosto, las elevadas tasas de interés y el cepo light. En el acumulado de 2019, bajó 2,3% y en la medición desestacionalizada, 1,6%.
La actividad económica volvió a caer en septiembre, al registrar una merma del 2,1% interanual, informó ayer el INDEC. Con este resultado, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) anotó su segunda caída en fila, tras los avances observados en junio y julio, que quedaron en el olvido, tras la devaluación cercana al 25% en agosto, y anotó en el tercer trimestre un retroceso del 1,7%. En el acumulado para 2019, el indicador bajó 2,3% interanual. En relación con el mes anterior, la actividad se mantuvo sin cambios por sexto mes consecutivo en la serie tendencia ciclo, mientras que en términos desestacionalizados cayó 1,6%.
Durante septiembre continuaron observándose los efectos de la devaluación pos-PASO y de las altas tasas de interés, por encima del 80% para contener (parcialmente) la suba de precios y la presión cambiaria, lo que a su vez tiene un impacto negativo sobre la actividad.
Además, la aceleración de la inflación volvió a impactar sobre los indicadores de ingresos, que en promedio avanzaron por debajo del IPC, lo que implicó una nueva caída en los niveles de consumo. La imposición del cepo light, si bien no tuvo un fuerte impacto sobre la demanda de divisas, comienza a afectar a la actividad económica ya que genera cambios en las decisiones de inversión por parte de algunas empresas, ya que genera mayor incertidumbre sobre el sistema de precios de la economía.
En el mes, 8 de los 16 sectores que componen el indicador finalizaron en terreno positivo, mejorando con respecto a los últimos meses.
El rubro de Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (+11,8%) continuó liderando los incrementos, seguido por Explotación de minas y canteras (+2,2%), Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (+1,5%), Enseñanza (+0,9%), Administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria (+0,8%), Servicios sociales y de salud (+0,3%), Transporte y comunicaciones (+0,2%) y Electricidad, gas y agua (+0,1%).
Entre las caídas, se destacaron los segmentos de Pesca (-44,2%), Intermediación financiera (-14,6%), en medio de la caída de los créditos y los depósitos, Construcción (-6,5%), Comercio mayorista, minorista y reparaciones (-5,2%), Industria manufacturera (-5%), Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales (-1,9%).
Con el EMAE de septiembre, hay dos datos para destacar. El primero es que las empresas están esperando a que se conozcan mayores precisiones sobre la política económica que impulsará Alberto Fernández, de modo que por el momento se mantienen en stand by.
Lo que ocurre es que, antes de definir sus decisiones de producción, quieren que se conozcan los programas fiscal y monetario que aplicará el próximo Gobierno para los cuatro años. El otro está relacionado con el indicador en sí. En medio de un escenario de mayor volatilidad, se volvieron a observar cambios en las mediciones de los últimos meses, con lo cual es probable que haya que analizar el dato de septiembre con cautela, ya que podría modificarse en la próxima medición.
La consultora ACM anticipó para los próximos meses que “los buenos datos del intercambio comercial y las proyecciones de crecimiento del agro podrían ser contrarrestados por el resto de los sectores, como lo evidencian los indicadores adelantados de la actividad industrial”.