Hace agua por todos lados

Solo en el tercer trimestre, las ventas de televisores bajaron en 64 mil unidades y las de celulares, en 108 mil. Los súper achican personal.
Supermercados, mayoristas y shoppings acumulan 15 meses con caídas consecutivas en las cantidades vendidas. A pesar del incremento que genera sobre la facturación el sostenido incremento en los precios en góndolas y vidrieras, las cifras elaboradas por el Indec revelan la profundización de la caída en el consumo producto de la pérdida en la capacidad de compra de los salarios, la destrucción de empleo y la precarización laboral. Los supermercadistas registraron en septiembre una contracción del 8,8 por ciento frente al mismo mes del año pasado en sus niveles de ventas expresados a valores constantes mientras que los grandes centros de compras anotaron una reducción del 3,8 por ciento en el mismo período.
A los reportes sobre el desplome en las ventas de los supermercados y shoppings se suman los datos referidos a electrodomésticos y artículos del hogar, que revelan la profunda retracción en la demanda interna. Durante el tercer trimestre de 2019 se vendieron 322.059 televisores, una caída del 16,7 por ciento frente al mismo período del año pasado. Son 64.451 unidades menos de LED, Smart TV, LCD y plasmas en doce meses de la mano de los aumentos de precios que siguieron a la última corrida cambiaria, la extinción de los mecanismos de financiamiento ante la escalada en las tasas de interés y el profundo deterioro salarial. La caída generalizada no solo expresa la parali- zación en la producción industrial y el freno a las importaciones sino que permite dimensionar la crisis laboral exhibida por grandes empresas del sector como Musimundo, Ribeiro, Frávega y Garbarino.
Los datos oficiales muestran que la cantidad de celulares vendidos ascendió a 428 mil unidades entre julio y septiembre pasado.
La cifra muestra una caída del 20,2 por ciento que equivale a 108.653 unidades menos que du rante el mismo período de 2018.
El informe del Indec muestra que las caídas alcanzaron también a la cantidad de lavarropas y las heladeras vendidas con retrocesos en el mismo período de 19 y 12,6 por ciento, respectivamente. La compra de aires acondicionados, por su parte, anotó una caída del 3,5 por ciento entre los terceros trimestres de 2018 y 2019. El único electrodoméstico que mostró un incremento en términos reales fueron los calefactores y estufas eléctricas y caloventores. El alza de apenas 2,3 por ciento en las cantidades adquiridas está vinculada al período invernal cubierto por las estadísticas.
Entre los supermercados, las ventas a precios corrientes para septiembre sumaron 57.966 millones de pesos, representado un aumento de 45,2 por ciento respecto al mismo mes del año pasado.
Las ventas a precios constantes, que permiten observar la evolución en las cantidades vendidas en esos establecimientos, mostraron una disminución del 8,8 por ciento respecto a septiembre de 2018.
En las ventas totales expresadas a precios corrientes, los grupos de artículos con los aumentos más significativos durante septiembre fueron lácteos, con un alza del 57,4 por ciento; carnes, con un incremento del 51,8 por ciento, y almacén, al aumentar 46,9 por ciento. Las cifras corresponden al mes cuando los precios minoristas se dispararon 5,9 por ciento en la comparación mensual para alcanzar una escalada de 53,5 por ciento en doce meses. Así, aunque el Indec no ofrece una estimación para el desempeño a valores constantes para cada rubro, es posible advertir que la mayoría de los rubros mostraron caídas en sus cantidades vendidas. El desplome en las ventas estuvo acompañado en septiembre por el ajuste del 4,1 por ciento en las plantillas de trabajadores que se desempeñan como cajeros, administrativos y repositores en relación al mismo mes del año pasado.
En los shoppings, por su parte, las ventas totales a precios corrientes en septiembre alcanzaron a 13.162 millones de pesos, lo que representa un aumento de 45,4 por ciento respecto al mismo mes del año anterior. Las ventas totales a precios constantes marcaron, en tanto, una caída de 3,8 por ciento respecto al mismo mes del año anterior.