“Es un error no exigir un bono”, dijo Moyano, al cruzar a la CGT

Al diferenciarse, dijo que su gremio acordó el pago de un plus de $20.000 a fin de año
El líder del sindicato de camioneros, Hugo Moyano, dijo ayer que “es un error” que los jefes de la CGT no exijan al Gobierno un bono de fin de año para todos los trabajadores en relación de dependencia.

En contraposición con el silencio de la central obrera, ante el inminente cambio de gobierno, el dirigente gremial ratificó que Camioneros acordó con el “80% de las empresas que están adheridas a las cámaras del sector” un bono de $20.000 para sus afiliados.

“Lo que han expresado es un error. Si creen que sus salarios son lo suficientemente amplios como para no pedirlo, que se callen la boca y no lo hagan. Pero no creen un clima de que nadie está en condiciones de dar un aumento de salario”, afirmó Moyano, en diálogo con Futurock.

En tanto, el intendente de Ensenada, Mario Secco (Frente de Todos), anunció que pagará un bono de $32.000 a los trabajadores municipales. Se abonará en cuatro cuotas y alcanzará a los jubilados. Las cuotas se cobrarán con los sueldos de noviembre a febrero, informó la comuna.

Hace unos días, Héctor Daer, uno de los dos titulares de la CGT, admitió que no está en los planes de la central obrera exigir un bono de fin de año para todos los trabajadores en relación de dependencia, aunque señaló que el pago extraordinario será negociado sector por sector.

Reclamo de Moyano

Moyano criticó la decisión de las autoridades de la central obrera y advirtió: “Habría que preguntarles a los trabajadores de cada sindicato de la CGT si están de acuerdo. Estoy seguro de que no lo están, porque el salario ha perdido el poder adquisitivo de una forma tremenda”.

“Sabemos que la situación no es fácil, que han aumentado el combustible y los peajes, pero hay que agregar que al trabajador le falta el plato de comida. Pongamos todo en la balanza”, sostuvo. “La cosa no está sencilla para nadie, no solo para los empresarios”, completó Moyano.

Distanciado de la conducción de la CGT, el jefe de Camioneros reiteró que apoyará “en lo posible” al futuro gobierno de Alberto Fernández, pero advirtió: “Cuando el laburante necesite, vamos a pedir. Si a alguno no le gusta, lo lamento”.

Además, contó que no habla con el presidente electo desde el 8 de noviembre pasado, cuando se encontraron en la histórica sede de Azopardo de la CGT. Dijo que no fue consultado por Fernández sobre la integración de su gabinete y remarcó que no conoce a Claudio Moroni, a quien se señala como futuro ministro de Trabajo.

También le pidió al mandatario entrante que designe en el Ministerio de Transporte “a alguien que sepa la importancia que tiene la actividad”. “Y no como ahora, que pusieron a una persona que no sabe nada [por Guillermo Dietrich]”, aseveró.

El líder camionero opinó que en un futuro cercano habrá que discutir los liderazgos de la central obrera, pero se autoexcluyó de la lista de candidatos para presidir la CGT, “Yo estoy más para el PAMI”, resumió, con ironía.